Las enfermedades reproductivas que afectan al ganado, en algunas ocasiones no suelen presentar sintomatología visible. Enfermedades como la rinotraqueitis infecciosa, la leptospirosis endémica, la diarrea viral bovina y la neosporosis son algunas de las patologías que más afectan a los bovinos desde la gestación hasta el nacimiento de la cría.

Estas enfermedades pueden ser identificadas por medio de un diagnostico o cuando el ganadero determina que sus animales no pueden quedar preñadas o presentan abortos. Por esto es de vital importancia tener un esquema de prevención definido con el que se evitará la disminución del hato y la producción de leche y carne.

Según Cesar Jiménez, médico veterinario zootecnista explica que la rinotraqueitis y la leptospirosis son las patologías que más se presentan en Colombia. La prevención es la herramienta para evitar la propagación de las enfermedades reproductivas para lo cual se utiliza la vacunación y el diagnostico de los hatos que pueden estar enfermos sin que el reproductor lo sepa.

Otro aspecto importante, es el mejoramiento de las condiciones sanitarias en las fincas, que se convierten en una barrera segura para evitar las enfermedades reproductivas de las que nunca que sura el anima. Un manejo idóneo del estiércol y conocer el historial clínico de la hembra y el toro en el momento de la monta, son clave.

Enfermedades reproductivas más comunes

Diarrea viral bovina, DVB

Es una enfermedad de control no oficial que afecta en casos agudos el sistema reproductivo de los animales con aborto, infertilidad e inmunosupresión.

El ganadero en su finca puede detectar la enfermedad si ve a sus animales con fiebre, inapetencia, letargo y deficiencias en los sistemas inmunitario, respiratorio y digestivo; acompañado de úlceras en la boca y diarrea.

Si una hembra está preñada e infectada con la enfermedad puede transmitirla al feto. La patología afecta la producción porque las vacas demoran en preñarse.

Rinotraqueitis infecciosa bovina

Provoca la muerte masiva de fetos. Los animales presentan afecciones respiratorias y genitales.

En los machos inflamación del pene y prepucio y en hembras de la vulva y vagina. La enfermedad está asociada con la infertilidad.

Este herpes viral tipo 1 viaja en la saliva, lagañas y mucosa genital de toros y vacas. Se transporta en semen o embriones. Todo esto ocasiona baja en la producción de leche, carne y gastos altos en cuidados y diagnósticos.

Los bovinos con herpes viral tipo 1 registran casos de fiebre, dificultad para respirar, tos, lagrimeo, moqueo e inflamación en cornea. Los terneros pueden tener ceguera. Vacunar y revacunar es la medida más eficiente para erradicarla.

Leptospirosis

Entre las enfermedades menos escuchadas por los productores está la leptospirosis, pero es de las que más ataca al ganado porcino, bovino y a humanos.

La bacteria leptospira se aloja en ratas, caballos, cerdos, perros y vacunos. Cualquiera de esos seres vivos la puede adquirir por contacto con agua contaminada, alimento o suelos con orina de animales infectados.

Los síntomas de la enfermedad son fiebre, anemia, deficiencia respiratoria, inflamación de la membrana cerebral, producción de leche viscosa, la vaca padece mastitis, abortos o tiene terneros débiles. En los machos se ve sangre en la orina.

Los infectados pueden morir, no se puede prevenir con vacuna.

Neosporosis

El parásito que la genera afecta a caprinos, equinos, caninos, ciervos y perros. La solución es vacunar en el primer tercio de gestación y luego se necesita una segunda dosis. Así se previenen los abortos.

Los ganaderos con caninos en sus predios deben tener en cuenta que las heces de los perros transmiten la enfermedad a las vacas que pueden pasar la enfermedad al feto, en el caso de que esté preñada. La cría por lo general muere.

Cabe mencionar que las personas se exponen a contagiarse y los animales seropositivos a la neosporas pueden ser sacrificados

Los síntomas típicos son letargo, pérdida de apetito; en casos más drásticos la muerte.

Tricomoniasis y campilobacteriosis

La tricomoniasis la produce el parásito tricomona fetus que infecta a machos y hembras en la monta y genera inflamación de la vagina, abortos, retención de placenta, infertilidad y muerte embrionaria.

Los síntomas de la tricomoniasis no son fáciles de percibir en los machos. Por eso, cuando se alquila o compra un toro para monta exija el diagnóstico de laboratorio del estado sanitario del animal, así lo recomiendan médicos veterinarios.

La campilobacteriosis es una enfermedad venérea producida por una bacteria que genera los mismos síntomas que la tricomoniasis, aunque con abortos eventuales. La recomendación principal es evitar el préstamo de toros para la monta y comprobar que el semen utilizado en la inseminación artificial esté certificado libre de patógenos.

Fuente: Contexto ganadero
Editado por: Croper.com