En la actualidad más del 60% de la población mundial vive en ciudades. Esto conlleva una explotación excesiva de los recursos naturales, un aumento acelerado de la demanda de recursos, además de un incremento de la contaminación atmosférica y del agua.

Adicional a eso existe también mayor contaminación de suelos, erosión y deforestación, sin olvidar la generación alarmante de residuos sólidos peligrosos. A partir de allí nace la necesidad de crear otras formas de abastecimiento de alimentos básicos producidos por la tierra, esta opción la ofrece de manera amplia la agricultura urbana donde a partir de buenas prácticas de cuidado de suelos y buenas semillas se pueden lograr grandes resultados de cultivos en casa.

Claves para hacer tu huerto en casa

1. Busca los rayos del sol
Para empezar, no te preguntes dónde se verán mejor las plantas, sino donde tendrán más posibilidades de crecer. Para que crezcan la mayoría de los vegetales, lo ideal es tener unas buenas seis horas de luz solar.

Aunque Hartsell señala que si el lugar disponible recibe menos de seis horas al día todavía puedes intentarlo, pero teniendo en cuenta que tomates, berenjenas, pimentones y otros vegetales que requieran de mucha luz solar para producir frutos podrían no funcionar.

Ten en cuenta que si la zona recibe el sol de forma directa, esto no es conveniento dado que se corre el riesgo de que se quemen las hojas de algunas platanas.

2. Macetas con huecos y altura: Una vez hayas elegido el lugar ideal para iniciar tu huerta debes elegir los recipientes donde plantarás, cuando lo hagas evita usar recipientes que no tengas agujeros tus plantas necesitas que el agua corra dentro de ella y la tierra.

Te recomendamos usar macetas entre 7 y 15 centímetros de profundidad se puede plantar casi todo, debido a que "las raíces no necesitan mucho espacio si tienen suficiente agua, aire y nutrientes".

3. Elije con detenimiento la tierra y abonos a usar
Elegir mal el sustrato es una de las principales causas por las que pueden aparecer todo tipo de problemas a la hora de empezar a cultivar nuestro propio huerto urbano. La tierra debe recrear las condiciones del ecosistema original de la planta por eso te recomendamos investigar las características que debe tener el suelo o tierra de la semilla que quieras sembrar.

Se podría decir que una característica general para la elección de la tierra es que debe ser esponjosa para que permita la entrada de oxígeno y capaz de mantener una buena humedad.

4. Dosificar el agua
No todas las plantas requieren la misma cantidad de agua ni se les puede regar de la misma forma.

Unas precisan que se les rocíe las hojas y otras que solo se rieguen las raíces.
Por ejemplo, los tomates necesitan mucha agua, pero les gusta estar un poco secos entre riego y riego. Es importante conocer según lo que vas a sembrar cómo y cada cuanto debe hacerse el riego a las plantas.

Fuente: BBC News
Editado por: croper.com