El ensilaje es de gran utilidad en temporadas de verano, debido a que el pasto y el agua se secan y dejan de proveer los nutrientes del ganado

El ensilaje es un método que permite fermentar el forraje para preservar el valor nutritivo del alimento durante su almacenamiento. Esto se da como resultado la acción de bacterias que producen láctico en condiciones anaeróbicas.

Para realizar este proceso generalmente se utilizan pastos, maíz y otros cereales; además de aditivos como la maleza o miel de caña de azúcar, maíz triturado y pulpa de cítricos, los cuales aceleran el proceso de fermentación.

Este proceso sirve para almacenar alimento en tiempos de cosecha y suministrarlo en tiempo de escasez, conservando calidad y palatabilidad a bajo costo, permitiendo aumentar el número de animales por hectárea o la sustitución o complementación de los concentrados.

El ensilaje es una excelente opción para la alimentación ganadera del país por la gran variedad de granos y forrajes, la intensidad solar y el nivel de lluvias que existen en el trópico. Por las condiciones anteriores se pueden producir varias cosechas en el año, mientras en los países con estaciones solo se cosecha una vez al año.

También hay que destacar que en Colombia más de la mitad del maíz y otros cereales que se utilizan para la elaboración de concentrados animales, sobre todo para ganado bovino, son importados; por lo que es un sistema de alimentación costoso para el ganadero, convirtiéndose así el ensilaje en un modo de alimentación más económica que puede cumplir con los requerimientos nutricionales del animal.

Casos como el de ensilaje de maíz en Colombia, se han convertido en una alternativa muy económica para los criaderos de ganado, dándoles a los animales más volumen corporal sin acumulación de grasa y con mayor aumento de peso mensual.

El ensilaje es un proceso principalmente empleado en países desarrollados; se estima que 200 millones de toneladas de materia seca son ensilados en el mundo anualmente. En Europa, los agricultores de países como Holanda, Alemania y Dinamarca almacenan más del 90 por ciento de sus forrajes como ensilaje.

Aún en países con buenas condiciones climáticas para la henificación, como Francia e Italia, cerca de la mitad del forraje es ensilado. Las cosechas más importantes para el ensilaje a nivel mundial son las de maíz, alfalfa y pastos, aunque también se ensilan trigo, sorgo y algunas legumbres.

Para establecer los factores que inciden en el consumo de la materia seca del ensilaje, se debe tener en cuenta la edad, la especie y los objetivos económicos de la explotación ganadera. De esta manera, el peso del animal, la digestibilidad del forraje conservado y el nivel de suplementación, el patrón de fermentación y la longitud de los trozos del forraje serán lo principal a tener en cuenta.

Para realizar el proceso de ensilaje es necesario también disponer de silos, que son aquellos depósitos donde ponen los elementos que van a ser fermentados. En el mercado existen diferentes tipos de silos, los cuales son determinados dependiendo del tamaño de la manada y el número de raciones.

La calidad del ensilaje depende de decisiones de manejo y de algunas prácticas que deben implementarse antes, durante y después del proceso: madurez y humedad del forraje al momento del corte y formas de cosecha y conservación

Fuente: Contexto ganadero
Editado por: croper.com