La Broca es una plaga originaria del continente africano. En ciencia cierta nadie sabe cómo llegó a América, debido a que puede viajar de diversas formas como por ejemplo en sacos contaminados, semillas granos y hasta en la tierra que se pega de las botas de los agricultores.

Es una plaga extremadamente destructora, que no solo ataca los cafetales, sino que también beneficios y bodegas. Es por esto, que es fundamental que el caficultor implemente un programa de manejo integral de la broca del café en el instante en que se detecte su presencia, pues se extiende y multiplica a una velocidad alta, causando múltiples daños y enormes pérdidas en los cultivos y granos.

¿Qué es la Broca?

Es un coleóptero curculiónido que habita en los cafetos en producción. Generalmente, prefiere los lugares sombreados y húmedos que las áreas altas y ventiladas.

Sus larvas son vermiformes, es decir que tiene forma de gusano, con cuerpos blancos y cabeza café. La hembra es capaz de volar y trasladarse de una planta a otra e inclusive mudarse a otras plantaciones cercanas, lo que hace indispensable un control regional y no localizado.

Aproximadamente, cuarenta y cinco días después de la floración, salen de sus escondites en la maleza y los frutos caídos para buscar granos de café nuevos, donde ponen sus huevos. La hembra perfora la corola del grano y escarba un túnel dentro para poner entre 30 y 50 huevos. De estos huevos saldrán 13 hembras por macho nacido.

También se reproducen por patogénesis, lo que trae consigo una multiplicación descontrolada que causará daños descomunales, no solo en la plantación sino también en el grano cosechado o por ser cosechado.

Las hembras viven entre 35 y 190 días, mientras los machos viven solo 40. La alta cantidad de hembras, se dedican exclusivamente a poner huevos durante las 32 semanas que dura la cosecha de café. Estas, pueden quedarse en la misma planta a poner sus huevos o trasladarse a las plantas vecinas, e incluso ser llevadas por el viento a otras plantaciones en el área donde continúan poniendo huevos en escala masiva.

Una vez que la cosecha termina y el clima cambia, las hembras de la broca de café descienden al suelo y continúan multiplicándose dentro de los frutos caídos, hasta que finalmente mueren dejando su extensa cantidad de crías, especialmente que continuaran con la infestación y destrucción de los granos del campo, bodegas, beneficios e inclusive en el camino a su destino final.

Manejo Integrado de la Broca del Café

El manejo integrado de la broca se debe realizar todo el año. Para el control eficaz es necesario aplicar todos los métodos de control posibles, pues uno solo no será suficiente.

Para prevenir y controlar la plaga de broca, cada estadio del manejo integrado debe realizarse en el momento adecuado durante el ciclo anual de la planta y la broca. Es por esta razón, que se debe llevar un registro anual de la época de floración de cada lote, pues cuando los cafetos florecen, su aroma atrae a la broca que sale de su escondite a comenzar el proceso de reproducción.

El tiempo desde que los cafetos empiezan a florear hasta que el fruto adquiere la consistencia suficiente para que sea penetrado por la broca es entre 90 y 120 días dependiendo de la altura en que se encuentre la plantación, a mayor altura, más tiempo.

Control Mecánico o Manual

Recolección de todos los frutos que quedaron en los cafetos después de la cosecha.

Recolección de todos los frutos que cayeron al suelo durante la cosecha.

En plantaciones grandes se debe considerar el uso de mallas plásticas bajo los cafetos para que los granos no caigan al suelo y sean más fáciles de recolectar.

Los granos que no estén muy dañados pueden hervirse por unos diez minutos para matar los insectos dentro de ellos y después procesarse para venta, los que estén totalmente dañados deben enterrarse en hoyos con cal viva para que mueran las larvas e insectos.

Fertilización

La fertilización programada no solo produce plantas fuertes y saludables, sino que también hace que los cafetos nos den frutos de mejor calidad y en mayor cantidad. Con relación al control de la broca del café, la fertilización también regula y estabiliza los tiempos de floración que son tan importantes para su control y eliminación.

Una medida que ha tenido mucho éxito y que vale la pena adoptar es la incorporación al suelo después de la cosecha y limpieza de Urea al 10%, pues esta acelera la descomposición de los granos que quedaron en el suelo además de favorecer el crecimiento de brotes nuevos.

Regulación de Sombra

La multiplicación de la broca se incrementa notablemente en plantaciones donde la humedad, la sombra, y el calor causado por los dos factores anteriores son excesivos y permanentes. La eliminación cada año de árboles de sombra viejos o enfermos es una manera de mantener el flujo de aire y la entrada de luz constante a los cafetos.

Para tener un crecimiento adecuado y producir granos grandes y saludables, el cafeto necesita luz y aire que lleguen al suelo manteniéndolo seco y al mismo tiempo dándole un cierto grado de cobertura.


La sombra excesiva debe retirarse después de la cosecha y antes de hacer la limpieza correspondiente, teniendo mucho cuidado de no dañar los cafetos, las ramas deben removerse usando cuerdas para bajarlas al suelo y los árboles deben ser cortados por partes hasta los niveles donde permitan que la luz solar llegue a los cafetos.

Poda de los Cafetos

Esta es una práctica muy importante que debe realizarse al terminar la cosecha también. En plantaciones bien organizadas se hacen las dos podas: de sombra y cafetos, una después de la otra. La de sombra es primero y después los cafetos, para posteriormente hacer una limpieza completa de todos los desperdicios creados.

Una vez completa la poda de la sombra se comienza con los cafetos de arriba hacia abajo, asegurándose que la copa de los cafetos quede al alcance de los cortadores para que en la próxima cosecha no queden granos que el cortador no pueda alcanzar en las partes altas de la planta, donde se pueda alojar la broca.

El propósito de la poda es de abrir la planta para que penetre el aire y la luz a la parte baja de la planta, deben eliminarse las ramas viejas, enfermas, entrecruzadas y los vástagos que no producirán granos.

Al podar los cafetos y la sombra se crea un ambiente hostil para la reproducción de la broca además de que estas prácticas aumentan la capacidad de producción de la planta, fortalece las ramas y tallos principales, permite mejor y mayor acceso a las ramas productoras de granos y ayuda a cambiar el ambiente en el suelo para que no sea favorable a la reproducción de la broca.

Control de Malezas

El control de malezas en la plantación debe realizarse por lo menos dos veces al año: antes y después de la cosecha; de ser posible, debería hacerse tres o cuatro veces.

Esta práctica aumentará los costos de mantenimiento, pero estos serán compensados con el incremento de la producción de granos de mejor calidad. Al eliminarse las malezas de los caminos y alrededores de las plantas, se reducirá la competencia por nutrientes y agua entre esta y los cafetos y además permitirá que los granos caídos se sequen rápidamente evitando que sean ocupados por la broca.

Distancia de Siembra

Procura sembrar los cafetos a la distancia recomendada siempre (2 m entre hileras y 1.25 m entre plantas). La sobrepoblación de plantas crea en la tierra el ambiente perfecto para que la broca se desarrolle y multiplique bajo los cafetos.

Una plantación sembrada a la distancia correcta y manejada según los criterios de cultivo establecidos producirá la misma cantidad de café, pero de mejor calidad que una plantación sobre poblada. La sobre población aumenta la sombra, la humedad y el calor en el suelo atrayendo a la broca y dándole el ambiente que ella necesita para multiplicarse y crecer.

La presencia de broca en una plantación de café de cualquier tamaño es extremadamente peligrosa para todas las plantaciones en el área. La broca es capaz de volar por distancias relativamente largas usando el viento o la brisa.

La infestación descontrolada de broca del café en una plantación puede llegar a destruir completamente las posibilidades de cosechar café en esa área por un largo tiempo. Su capacidad de reproducción y multiplicación es enorme y si no se aplican medidas de control continúa durante la época en que las plantas no tienen café o flores.

Es muy difícil eliminar esta plaga completamente, pero es posible vivir con ella y lograr rendimientos excelentes en su cafetal si aplica y mantiene las prácticas de control de broca del café