El aborto en el ganado vacuno trae consigo múltiples costos económicos debido a los tratamientos veterinarios como en perdidas de producción e insumos laborales. Un solo caso de aborto representa una perdida en el ganado de carne, donde una vaca afectada permanece improductiva en resto del año.

Hay múltiples causas que pueden generar un aborto, pero un protocolo de seguridad bien estructurado y unas buenas prácticas de manejo pueden ayudar a reducir su prevalencia.

El aborto puede ser temprano, en cuyo caso es difícil diferenciar, si se trata de abortos embrionarios o si lo que realmente existe son problemas de infertilidad, mala detección de celos o ambos. En este caso es muy importante realizar diagnóstico temprano e identificar si el animal estuvo gestante alguna vez o no, y luego si perdió la gestación.

No hay que olvidar que existen algunas enfermedades que causan infertilidad, pero también aborto temprano. El historial reproductivo de la ganadería puede ayudar a dilucidar el problema o por lo menos hacer pensar que el tema puede estar relacionado con manejo, alimentación o ambos.


Causas de abortos infecciosos

1.       IBR (Rinotraqueitis Infecciosa Bovina) es una infección respiratoria altamente contagiosa provocada por el herpesvirus bovina tipo 1. Es una causa importante del aborto en el ganado, pero cada día se reduce su papel debido a las campañas de vacunación.

El virus es transportado a la placenta, donde infecta y mata al feto, puede darse en cualquier etapa de la gestión, aunque es típico a partir de los 4 meses hasta el parto.

2.       Diarrea Viral Bovina es una enfermedad viral contagiosa que puede trasmitirse entre animales, indirectamente o mediante vectores. Estos abortos puedes suceder en cualquier momento de la gestación y puede reducir la tasa de concepción, provocar retornos al celo, muertes embrionarias y fetos momificados.

3.       Lengua azul: La enfermedad está provocada por un orbivirus y se trasmite por medio de un vector, un mosquito del género culicoides. La infección puede provocar abortos, momificaciones, muerte fetal o deformidades de nacimiento

4.       Salmonella:  provoca abortos en forma de brotes, en vez de casos aislados esporádicos, y suele aparecer a la mitad de la gestación.

5.       Bacillus licheniformis: Es una bacteria formadora de endosporas que tiene su origen en las plantas y el suelo. Los abortos suelen ocurrir en vacas estabuladas para parir en primavera y alimentadas con silo durante los 2 últimos meses de gestación. Juega un papel importante también en los casos de muerte fetal


Abortos no infecciosos


Los abortos de etiología no infecciosa son más difíciles de confirmar postmortem. De igual forma, las anormalidades genéticas pueden ser responsables de una significante proporción de los casos.

1. Toxinas: ingestión de plantas tóxicas (cicuta).

2. Gemelaridad: puede provocar competencia por los nutrientes e influir en otros factores hormonales.

3. Nutrición: una malnutrición maternal puede tener efectos negativos en el feto.El riesgo de abortos de etiología infecciosa puede reducirse estableciendo medidas efectivas de bioseguridad y políticas de compra de animales y cuarentena adecuadas.

Vacunación

Existen vacunas disponibles para los agentes causantes de abortos más importantes, incluyendo la BVD, leptospirosis e IBR. En ningún caso reemplazarán un buen protocolo de bioseguridad; un buen programa de vacunación es más importante aún si se compra ganado del exterior.

· Registros: debe llevarse un buen registro de los animales que abortaron, las causas, así como información reproductiva en general de los animales. Esto ayudará a diferenciar causas infecciosas de no infecciosas.

Nutrición: el heno o el ensilado pueden contener bacterias u hongos responsables de abortos. Es importante proporcionar pienso y forrajes de calidad, sobre todo al final de la gestación.

Bioseguridad: el ganado que se introduzca del exterior en la granja deberá estar aislado y testado de BVD. Pasará por una cuarentena antes de integrarlos en el rebaño.

Animales silvestres: las aves y los roedores deben mantenerse alejados de los bebederos y comederos, ya que son vectores de Salmonella y otras bacterias. También es recomendable mantener limitado el acceso de los perros a la zona de los teneros y zonas de almacenaje de alimentos y agua, con la finalidad de prevenir de la neosporosis.

Personal: establecer buenas prácticas en la granja (puntos de desinfección, cepillado y desinfección de las botas).

¿Qué hacer ante un aborto?

Una vez que se produce un aborto existe un riesgo potencial para el resto de especies (incluido el ser humano). Muchos de los agentes que producen abortos son zoonosis Es conveniente establecer un buen protocolo de desinfección de las instalaciones y de la ropa de trabajo (contaminadas tras el aborto).

Respecto a la vaca, lo primero ante un caso de aborto es establecer una cuarentena con el animal afectado, deshacerse lo antes posible del feto o cualquier tejido o líquido contaminado, así como desinfectar cualquier objeto o parte de las instalaciones afectado.

La vaca debe disponer de agua fresca y comida palatable para su recuperación, ya que un aborto es un importante trauma físico para el animal.

Se comprobará su estado 3 o 4 veces al día. Es recomendable medir la temperatura del animal (una temperatura elevada podría indicarnos causas infecciosas). También es importante comprobar que la placenta no permanezca en el interior, ya que una retención de placenta puede aumentar el riesgo de endometritis.

Finalmente, dependiendo de los costes, es interesante averiguar las causas del aborto mediante toma de muestras y análisis laboratorial, con el objetivo de saber si estamos ante un caso de aborto infeccioso o no.

Si el porcentaje de abortos es igual o superior a 5 por ciento, debe investigarse la causa o las causas. Lo mismo ocurre cuando en un momento determinado ocurre muchos abortos a la vez.

Cuando se investiga un caso de aborto se debe tener en cuenta la edad de la novilla; si es su primera gestación porque suele haber una incidencia mayor de abortos en este caso; si ha abortado anteriormente o es la primera vez; si se trata de un aborto temprano o tardío para implicar o descartar etiologías.

Además, se debe considerar si el animal ha tenido abortos recientes, si se utiliza solo Inseminación, si hay toros en repetidoras, toros de vecinos; el historial reproductivo de la ganadería para saber si puede haber un mal manejo o mala alimentación.

Otro aspecto a considerar es si se han introducido animales nuevos al hato porque puede que sean estos los que no tengan inmunidad a una enfermedad existente en la granja. La toma de muestras es un muy importante y su ausencia es causa frecuente de no determinar el agente causante del problema.

Fuente: contexto ganadero
Editado por: Croper.com