El abono cumple diferentes funciones en los suelos, algunos se enfocan en la eliminación de insectos, retención  del agua o preparación del suelo para el cultivo de plantas, te invitamos a conocer un poco sobre algunos tipos de abonos y para qué son utilizados.

Conoce algunos de los abonos más utilizados.

Estiércol: este es generado por el excremento de los anomales de corral como vacas, ovejas, cabras, caballos, conejos, gallinas y murciélagos.

Este abono suele ser muy recomendable dado que, en la mayoría de sus aplicaciones queman las plantas y debilitan su crecimiento, pero es efectivo para la eliminación de insectos del suelo o semillas de malas hierbas mediante la biosolarización.

Se recomienda el estiércol curado dado que, al pasar por el proceso de secado al sol no emite ningún tipo de olor.

Humus: Este abono es la materia orgánica que cae al suelo y se descompone al ser consumida por los microorganismos que viven en el suelo, una parte se transforma en humus representado en una sustancia negra ideal para ls palntas.

Funciones

  1. Aumentar la retención del agua en los suelos
  2. Mejora el suelo y su porosidad

El humus también puede ser originado por las hojas que caen al suelo en un bosque o por lombrices y microorganismos que habitan en ellos.

Turba
Este abono existe hace millones de años, cuando la materia orgánica se depositaba en el fondo de los lagos y se descomponía progresivamente, a pesar que tiene cierta similitud con el Humus esta le aporta un nivel de PH ideal para las orquídeos y las plantas carnívoras convirtiéndose en indipensable para sus suelos.

Fuente: Portalfruticola
Editado por: croper.com