La pandemia ha permitido demostrar la importancia del sector agro para el abastecimiento alimenticio en ciudades y pueblos, permitiendole a las centrales mayoristas, supermercados y tiendas tener existencias para cubrir la alta demanda de la crisis vivida por el COVID-19.

El agro resurge como uno de los sectores clave para el futuro del país. Colombia tiene 40 millones de hectáreas que se pueden utilizar para la agricultura y mercados plenamente identificados para la comercialización de productos (hoy solo usa 6 millones de hectáreas).

Las ventajas que tenemos como país nos ubican como un actor importante en el abastecimiento de alimentos gracias a la ubicación geográfica, la zona intertropical y la disponibilidad de agua (según el Ministerio de Agricultura, el área potencial para riego corresponde a 18,4 millones de hectáreas).

Lo único que se interpone para lograr ser un país con alta producción agrícola son las constantes discusiones jurídicas en el uso y la propiedad de la tierra que ha dificultado una producción más sistemática, estable y duradera.

Las iniciativas para grandes extensiones, como las de los Llanos Orientales, se están marchitando y se ha vuelto muy compleja la meta de convertir el agro en una gran empresa donde confluyan pequeños, medianos y grandes productores. Por eso, si el agro va a ser una de las apuestas del país, debe garantizarse la seguridad jurídica, en un escenario de rentabilidad y competitividad.

Fuente: Revista dinero
Editado por: croper.com