En ciudades como Cali, el precio del huevo rojo AA pasó de $480 como precio mínimo en la última semana de marzo, a sobrepasa en mayo r los $500

Desde 2010, las elecciones presidenciales de 2014 presentaron el dólar menos volátil

Los tiempos en los que se podía encontrar el huevo por unidad entre los $200 y $250 quedaron casi en el olvido. Y esto no se debe -del todo- a que sea importado, como aseguran algunos políticos, o a que esté directamente ligado al precio del dólar que por varias circunstancias se encuentra alto, sino a otros factores.

Los últimos datos de Índice de Precios la Consumidor que reveló el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane) para abril hablan de que este producto, básico en la canasta familiar, llegó a incrementar su precio en 35% en comparación con el año pasado y 16% en lo que va de 2022.

Según el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa), en ciudades como Cali, el precio del huevo rojo AA pasó de $480 como precio mínimo en la última semana de marzo, a sobrepasar los $500 e, incluso, llegar hasta los $520, para la semana pasada. Y, cuando se hacen los cálculos con los precios que se presentaban en 2020, el aumento puede llegar a 70% en algunas referencias y ciudades.

Si bien ya hay razones conocidas como la invasión rusa a Ucrania, el problema logístico internacional y la tasa de cambio que está al alza por los mismo problemas y por el ambiente electoral, personas del sector afirman que hay más responsables a las que se les puede atribuir el precio al alza en el producto.

Gonzalo Moreno, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), afirma que una de ellas es la falta de producción de maíz en el país, producto del que el país es deficitario, dice, hace 20 años. Moreno también afirma que el país produce tan solo 1,5 millones de toneladas de maíz, el cual se va en su mayoría para consumo humano como para la producción de arepa.

Sin embargo, la diferencia entre ambos radica en sus costos anexos como el transporte, que representa cerca de 25% del precio total. Para este segmento hubo aumentos considerables en insumos como la gasolina, los peajes y el mantenimiento de los vehículos.

Henry Vanegas, presidente de la Federación Nacional de Cereales (Fenalce), concuerda con esto. Los granos, al ser commodities que se cotizan en la Bolsa de Chicago, implica que si estos están caros desde el origen, "traerlos desde el cinturón maicero hasta el galpón vale alrededor de US$100 la tonelada, lo cual representa un sobrecosto de 30%".

Para Fenalce, una de las soluciones para subsanar el precio alto del grano y, por ende del huevo, sería duplicar la producción de maíz nacional. Pues, de esta manera, el país y el consumidor se ahorraría "los costos de transporte fluvial (por el Missisipi hasta New Orleans en el Golfo de México), el flete marítimo del Golfo al país y los gastos portuarios y el flete terrestre del puerto a la zona de consumo".

Fuente: La Republica
Editado por: Croper