En medio de los constantes bombardeos y disparos rusos hacia Ucrania, en la comunidad internacional han crecido las críticas de que las sanciones económicas no son suficientes, sin embargo, la expulsión de  Rusia del sistema SWIFT tendría un efecto notable y preocupante en la economía rusa.

Las siglas de la red SWIFT traducen “Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales” y es el principal sistema de transacciones y mensajería global que permite la comunicación entre bancos para realizar operaciones económicas internacionales seguras y rápidas.

La red fue creada en 1973, transmite más de 40 millones de mensajes al día, es utilizada por 11.000 entidades bancarias en más de 200 países. Actualmente la red es supervisada por el Banco Nacional de Bélgica y propiedad de más de 2.000 bancos o instituciones financieras.

La decisión de expulsar toda Rusia o partes de su sistema financiero de esta red cortaría su capacidad de operación global, pero también supondría un problema para las naciones que tienen algún tipo de comercio con Rusia.

Si los bancos rusos quedan desconectados de SWIFT, no tendrían forma de pagar los productos o servicios que importa Rusia, a su vez, los países que reciben o importan servicios o productos rusos tampoco tendrían forma eficaz de pagar, causando un corte directo en estos negocios.

Tanto Rusia como Ucrania son importantes proveedores de insumos para la producción de alimentos en Colombia. Solo la urea, que es el fertilizante más usado por los agricultores locales, proviene en un 42% de Rusia y Ucrania.

Rodolfo Correa, presidente del Consejo Nacional Secretarios Agricultura de Colombia (Consa) advirtió que la sanción anunciada a Rusia tendría “efectos gravísimos para el agro colombiano”.

De acuerdo con El Colombiano, “por ejemplo, en el sector ganadero el año pasado realizamos exportaciones (hacia Rusia) de más de 15.000 toneladas de carne que costaron 63 millones de dólares. Hoy, esas exportaciones, que siguen en marcha, van a tener muchísimas dificultades para el pago de esos recursos y comercios,  dijo el secretario.

Agregó que en los sectores de plátano y banano (donde Antioquia es uno de los principales exportadores), el de cacao e incluso el lechero habría que buscar alternativas “porque los compradores de Rusia ya no van a tener cómo efectuar las transferencias bancarias”.

Esto,  sumado a las complicaciones que se generarían para poder importar agroinsumos claves para la producción de alimentos en Colombia.

En tal sentido el Consa llamó al Gobierno Nacional a evaluar “medidas urgentes” como la suspensión del IVA a la comercialización de insumos agrícolas en Colombia, así al consumo, producción y comercialización de los alimentos, para evitar una hiperinflación en la canasta familiar.

Fuente: Portal Frutícola
Editado por: Croper.com