El termino peces ornamentales describe aquellos organismos acuáticos que viven en una pecera con un propósito decorativo; incluyendo peces e invertebrados como corales, crustáceos, moluscos, equinodermos y roca viva.

El acuarismo es uno de los hobbies más populares en todo el mundo. Si bien, no existe información exacta respecto a cifras y valores del comercio internacional, se estima que la importación a nivel mayorista de estos organismos en los distintos países es de 900 millones de dólares y a nivel minorista de unos 3.000 millones.

Un pez no vive aislado dentro del agua, ellos no pueden existir sin un ambiente adecuado y una propiedad de su existencia es su adaptación al medio ambiente, esto es el suelo, agua, oxígeno disuelto, sales minerales suspendidas en el agua y su ambiente biótico, es decir su relación con los seres vivos.

No existe una forma específica, ni ideal, que determine cómo debe ser un acuario, sólo se debe tener en cuenta que presente las condiciones adecuadas para crear un pequeño ecosistema

Un punto importante a tomar en cuenta, es el montaje y la decoración del mismo. La elección de las plantas, grava, piedras o troncos de madera dependerá únicamente del tipo de pez que se desea cuidar.

Características de un acuario

Las características de la pecera, tanto como las del agua, dependerán únicamente del pez o peces que se quieran criar. Se debe tener mucho cuidado cuando se piensa armar un acuario comunitario, pues los conflictos que se dan dentro de este pequeño ecosistema son diversos y van desde un pez que resulta la cena de otro hasta que las condiciones que para uno son ideales pueden ser sumamente nocivas para otros.

Existen especies que necesitan vivir en grupos de seis como mínimo y otras que deben permanecer en parejas, porque la aparición de un macho generaría una pelea a muerte. Así pues, es evidente que las personas que optan por mantener un acuario deben informarse al respecto.

Un elemento importante, del que no todos conocen su importancia, es el filtro. Esta herramienta permite la oxigenación y limpieza del agua. Es muy útil porque atrapa los desperdicios y permite que el agua se mantenga limpia sin necesidad de cambiarla por mucho más tiempo.

Las interacciones entre el pez y los elementos del ambiente que lo rodean, sean abióticos o bióticos, no están aisladas. Ellos son dependientes unos con otros y cualquier cambio en uno de los sistemas de interrelación inevitablemente produce cambio en el otro. El ambiente donde se encuentran los peces en la naturaleza los provee del oxígeno necesario para vivir, alimento para crecer, conchas o escondites para escapar de sus enemigos.

La temperatura del agua es de gran importancia en la vida de los peces. Por ser animales poiquilotermos o sea aquellos cuya temperatura es variable, son extremadamente dependientes de la temperatura del ambiente, en la mayoría la temperatura del cuerpo solo difiere de la del agua por 0.5 a 1 grado centígrado.

Los cambios en la rata de metabolismo están estrechamente relacionados con los cambios de la temperatura del ambiente que lo rodea. En muchos casos estos cambios son un estímulo natural que determina el comienzo de ciertos procesos, migraciones y muchos otros.

Importancia de los peces ornamentales

Los peces ornamentales son como una travesura de la naturaleza, tan pequeñitos que no se les caza para alimento, tan variados en sus formas y colores que nos divierte contemplarlos y hasta nos pueden maravillar por su belleza; su valor reside precisamente en ella.

Colombia se encuentra entre los 15 principales países que exportan estos peces en el mundo y para algunas comunidades en nuestro país la pesca de los ornamentales es su única fuente legal de sustento.

Desde el inicio de la actividad exportadora en la década del cincuenta, principalmente desde Sur América y África, la dinámica ha variado puesto que inicialmente solo los países que extraían las especies de su medio natural las exportaban.

Posteriormente, algunos países sin mucha diversidad en especies nativas se convirtieron en exportadores porque lograron dominar la tecnología de cría de peces ornamentales en cautiverio; es el caso de la República Checa, cuarto exportador mundial hoy en día.

A nivel nacional, los ríos Meta, Guaviare y Guainía, junto con sus afluentes, son las principales fuentes del recurso pesquero, que aunados a los caudales del río Atabapo, Manacacias, Vichada e Inírida, constituyen la procedencia de 80% de la producción de estas variedades ornamentales en el territorio colombiano, según datos de la Asociación Colombiana de Productores y Exportadores de Peces Ornamentales (Acolpeces).

Las cifras de la misma entidad, indican que los centros urbanos donde más se concentra la producción de estas especies acuáticas son Villavicencio, Leticia, Inírida, Puerto Carreño, Puerto Gaitán, Arauca, Cumaribo, Puerto Leguízamo y Florencia.

Allí, los métodos de producción, se dividen en dos: extracción (captura artesanal, en su mayoría) y acuicultura (cría y reproducción). El primero es el más implementado, pues a través de este se genera 97% de la producción nacional, mientras que la acuicultura representa solamente el 3% de las prácticas.

Entre los dos procesos, el total del producto ornamental colombiano para el periodo 2019-2020 fue de 19,8 millones de unidades, de esta cantidad, 12,7 millones fueron exportadas en el último año, según el Servicio Estadístico Pesquero Colombiano (Sepec), sistema que también evidenció que la acuicultura fue menos usada, mientras que la pesca extractiva aumentó.

Hay que anotar que los principales destinos de exportación para los productores colombianos están en: Asia (54,5), Europa (22,5%), Norte América (16,5%), y Centro - Sur América (6.5%). En estos continentes el Escalar Altum, la Arawana, los Cardenales y los Otocynclus, son algunas de las especies más demandadas.