La anaplasmosis es enfermedad causada por hemoparasitos rickettsias, que infecta y causa la muerte de las células rojas de la sangre de los bovinos Generalmente la anaplasmosis es provocada por dos especies: Anaplasma marginale, la cual es virulenta y Anaplasmacentrale, benigna.

La anaplasma marginale, es un parasito de los eritrocitos, que afecta mundialmente a todas las razas de bovinos y rumiantes silvestres, como venados, antílopes y búfalos. Así mismo, afecta a ovinos y caprinos, quienes son susceptibles a la enfermedad, pero pocas veces la desarrollan en forma aguda o fatal.

Durante la inoculación, el anaplasma invade a los glóbulos rojos y se multiplica, formando cuerpos de inclusión mismos que se localizan en la periferia, para después salir y parasitar otros glóbulos rojos, causando daño y como consecuencia anemia.

El anaplasma se elimina de la circulación por la fagocitosis del glóbulo rojo infectado. La mayoría de los eritrocitos son destruidos en el sistema retículo endotelial (bazo, hígado y médula ósea), en este proceso se producen grandes cantidades de bilirrubina por lo que los tejidos y las mucosas se tornan ictéricas.

La anemia puede persistir hasta 15 días perdiéndose hasta el 70% de los eritrocitos, posteriormente los animales que sobreviven se recuperan en un período de hasta 2 meses, sin embargo, quedan como portadores sanos.

Esta enfermedad zoonotica es transmitida de dos formas, la primera es biológica por medio de garrapatas infectadas o mecánicamente por fómites contaminados con sangre, es decir por moscas que pican y mediante el uso de una única aguja a múltiples animales.

Cuando los bovinos se infectan, desarrollan anemia hemolítica, pérdida de peso, aborto, baja producción de leche y mortalidad aproximada del 36 por ciento.

Se dice que los animales jóvenes son resistentes a la enfermedad, pero susceptibles a la infección, en este sentido quedan como portadores sanos. El período de incubación es de 2 a 4 semanas después de la infección por garrapatas, y de 5 semanas después de la inoculación en sangre.

Las vacas gestantes suelen abortar, algunos animales pueden mostrar trastornos cerebrales. En la necropsia se aprecia hepatomegalia, hígado rojo intenso, congestión renal, sangre acuosa y esplenomegalia.

Es de vital importancia tener en cuenta la edad del animal, antes y después de la infección. La anaplasmosis casi siempre se da en el ganado bovino de más edad; pues en animales de menos de dos años de edad pueden ser infectados, pero suelen ser resistentes a desarrollar signos clínicos.

Generalmente los brotes más graves, se producen cuando bovinos adultos que no están infectados, se introducen en una región con anaplasmosis y se infectan. La mayoría de los animales que se infectan y sobreviven, se convierten en portadores crónicamente infectados y pueden servir como un reservorio donde se mantiene la bacteria sin que estos presenten la enfermedad.

Posteriormente, las garrapatas que se posan en los bovinos se alimentan de estos animales reservorios, y pueden transmitir las bacterias a otros animales sanos; también el uso de una sola aguja para inyectar varios animales, puede diseminar la enfermedad.

Los tejidos de ganado que han muerto a causa de la anaplasmosis, se observan pálidos y pueden tener una coloración amarilla debido a la pérdida de los glóbulos rojos y anemia.

Diagnóstico

Por un lado, el diagnóstico se realiza con el reconocimiento de la anemia e ictericia en animales mayores de un año de edad, el incremento de la enfermedad en la época de lluvias, por el otro lado, la demostración del anaplasma en animales sospechosos a través de la tinción de frotis sanguíneos, en animales jóvenes o anémicos.

Existen otras técnicas basadas en la serología como son la fijación de complemento y el uso de los anticuerpos fluorescentes para detectar el anaplasma en sangre.

Cuando la enfermedad es aguda o sobreaguda el diagnóstico debe encaminarse a descartar ántrax, envenenamientos y enfermedades gastroentéricas. En los casos de anemia hay que descartar leptospirosis, hemoglobinuria bacilar y piroplasmosis

Tratamiento y Control

Los antibióticos pertenecientes al grupo de las tetraciclinas (oxytetracline, clortetraciclina) son eficaces para anaplasmosis aguda, y se pueden utilizar para eliminar el organismo de los portadores infectados crónicamente.

De preferencia utilizar tetraciclinas de acción prolongada debido a que no necesitan ser administrados diariamente. En el ganado vacuno que presenta anemia grave, se puede utilizar transfusión de sangre para ayudar a prevenir la muerte.

El control de la garrapata vector y evitar el uso de agujas contaminadas son valiosos para el control de la anaplasmosis. Se han desarrollado vacunas, pero a menudo no están disponibles en las regiones donde esta enfermedad es un problema importante.

Fuente: senasa.gov
Editado por: croper.com