A la hora de arreglar el ensilaje, hay que tener en cuenta los diferentes  factores  y las etapas del proceso, incluyendo el tamaño de corte, rapidez de llenado, grado de compactación, expulsión del aire y sellado del silo.

Hay que tener en cuenta aspectos importantes como el contenido de humedad en los forrajes, el tipo y la madurez de los mismos, el tamaño de la partícula y largo del corte que se realiza al pasto, o la exclusión del oxígeno. Asimismo, puntos como la densidad, método de llenado o compactación en bolsas, composición química del material, la velocidad de la ensiladura o el sellado.

¿Qué tipos de pérdidas se pueden presentar?

1. Mecánicas:ocurren por el golpeteo del forraje o ineficiencia de los implementos de corte.
2. Respiratorias: estas se dan a nivel celular, cuando se interrumpe la respiración de la planta por le corte y la fotosíntesis no compensa esta pérdida. Aquí la respiración cesa cuando la humedad del forraje es inferior al 40%.
3. Atmosféricas: estás pérdidas se dan en el lavado por efecto de la lluvia, pues el agua arrastra parte del alimento y disminuye la cantidad de materia seca.

Por otra parte, otros expertos, también hablan de 3 tipos de pérdidas, comenzando por las superficiales, que hablan del grado de exposición al aire y al agua y pueden superar el 20 %. Para evitarlo, hay que reducir la superficie expuesta y proteger con una cubierta de plástico o aplicar sal en la última capa de forraje que se depositó.

Las segundas son por drenaje y suceden cuando los materiales almacenados pierden agua y nutrientes. En los más húmedos, las pérdidas de materia seca pueden llegar al 50 %, y más aún si se aumenta la humedad y la altura del silo. Si son silos horizontales, hay menor disminución.

Finalmente, las pérdidas en forma de gases se deben a respiración de la planta en el silo y a la fermentación bacterial. Ambas resultan en pérdidas de materia seca. (Informe: Las fórmulas para calcular la cantidad de materia seca)

Si bien parte de esta pérdida es inevitable, se debe mantener al mínimo evitando la entrada de aire, bajando rápidamente el pH y evitando fermentaciones desfavorables. Las pérdidas totales varían según el tipo de silo: en los de torre pueden ser de 14 a 20 %, en los horizontales 20 a 25 % y en los de montón 20 a 35 %.

Fuente: Contexto ganadero
Editado por: croper.com