El aguacate es un fruto exótico carnoso que se obtiene del árbol tropical del mismo nombre; en algunas partes de América del Sur se conoce como Palta. Presenta unas dimensiones de 5-6 cm de longitud.

El peso normal oscila entre 200-400 g, aunque pueden encontrarse piezas de hasta 2 kg de peso. La corteza es gruesa y dura de color verde cuyo tono depende de la variedad. La pulpa es aceitosa de color crema a verde amarillento, con un sabor similar a la nuez.

Posee una única semilla redondeada de color pardo claro y 2-4 cm, que aparece recubierta de una delgada capa leñosa. El fruto es una baya unisemillada, oval, de superficie lisa o rugosa. El envero se produce sólo en algunas variedades y la maduración del fruto sólo cuando éste se separa del árbol.


Este fruto se caracteriza por un elevado porcentaje de grasas; es muy energético y se desaconseja su uso al final de las comidas. Concretamente, 100 g de este producto aportan entre 128 y 233 kcal.


Los aguacates se pueden adquirir durante todo el año. El color de la piel depende de la variedad y no indica el grado de madurez del fruto. El momento óptimo de su consumo viene marcado por la blandura de la pulpa, cuando se puede untar como mantequilla.

Los que no estén totalmente maduros se dejan 2 o 3 días madurar a temperatura ambiente, pudiendo detener su maduración introduciéndolos en el frigorífico. De todos modos, hay que tener en cuenta que este fruto no soporta temperaturas muy bajas.

El procedimiento de su cosecha para su comercialización se realiza determinando el punto de maduración comercial, que es el momento aconsejable para su comercialización y consumo. Uno de los índices utilizados para determinar el punto de maduración es el porcentaje de aceite de los frutos.

En California el contenido mínimo de aceite para cosechar debe ser de un 8% y en Israel de un 10%. Es una especie subtropical exigente en sus condiciones climáticas, por lo que su cultivo se reduce a zonas con temperaturas superiores a la isoterma de 16-17ºC.


Su principal problema de comercialización es que una vez recolectado, su proceso de maduración es muy rápido, por lo que es necesario seleccionar tecnologías posrecolección que retrasen la crisis climatérica y/o la síntesis de etileno.

Planta de aguacate

Los aguacates son árboles de hoja perenne; el inicio de la fructificación no se produce antes de los 4 o 7 años.

El aguacate es un árbol extremadamente vigoroso que puede alcanzar hasta los 30 m de altura; su sistema radicular es relativamente superficial, careciendo de pelos radiculares visibles, pero posee en condiciones normales muchísimas ramificaciones secundarias. La madera del tallo es medianamente dura y rugosa, no muy resistente a vientos de gran intensidad.

Las hojas son alternas, multiformes de longitudes comprendidas entre 10 y 40 cm. El porte del árbol varía desde una forma erecta a formas bajas extendidas.

Las pequeñas flores de aguacate se presentan agrupadas en panículas que suelen aparecer en posición terminal o subterminal en el último crecimiento vegetativo. La floración se suele producir a finales de invierno-primavera y las flores poseen doce estambres, un pistilo único con un solo carpelo y un solo óvulo. Presentan un cáliz de tres sépalos y una corola tripétala.

Todos los aguacates pueden ser encuadrados en dos tipos, de acuerdo con su comportamiento floral, A y B. Este comportamiento floral sólo se produce bajo condiciones de clima cálido, particularmente cuando ocurren temperaturas diurnas/nocturnas de 25ºC/15ºC, respectivamente.

Los cultivares del grupo A responden mejor a condiciones de bajas temperaturas en floración que los del grupo B, que también se comporta adecuadamente en esta situación.

¿Cómo plantar aguacate?

Para plantar un aguacate se debe tener en cuenta si el cultivo se va a dedicar a fines productivos, de ser así se debe elegir bien la variedad en función de las características finales del producto, el clima o el tipo de suelo.

Aunque existen muchas variedades de aguacate como Fuerte, Reed, Bacon, Pinkerton, el Hass es la variedad más famosa por dos razones:

El primero es que el aguacate Hass tiene una piel muy dura que aguanta muy bien los tratamientos post recolección. Mecánicamente es un aguacate que se daña poco y aun recolectándolo algo verde, aguanta mucho tiempo fuera del árbol, lo que da tiempo para ser distribuido por todo el mundo.

El segundo motivo es que la piel se torna de un verde a un negro amoratado cuando el aguacate madura y ese cambio de color es crucial para saber el estado de madurez. Esto no ocurre en otras variedades.

El aguacate se puede cultivar a partir de semillas (hueso) o por plantones injertados. Los aguacates cultivados en plantaciones comerciales son provenientes de plantones injertados, pues el cultivo a partir de la semilla podría tardar muchos años para producir frutos.

Sin embargo, para cultivos domésticos y huertos urbanos, a muchos aficionados del huerto les gusta aprovechar la semilla (hueso) del aguacate para cultivarlo en casa.

A partir del hueso del aguacate, podemos obtener una nueva planta. Para obtener una planta sana, el primer paso es elegir un hueso sin daños, podredumbres o cualquier lesión visible. El hueso que elijamos para sembrar debe ser proveniente de un aguacate maduro.

Es fundamental posicionar correctamente el hueso de aguacate en el vaso, es decir, posicionarlo con su parte más puntiaguda hacia arriba y su base más plana hacia abajo, siempre en contacto con el agua.

La germinación es lenta, tarda aproximadamente un mes para empezar a germinar y hasta unos 4-5 meses hasta estar listo para el primer trasplante. Debemos cambiar el agua cada 2-3 días para evitar la incidencia de hongos y algas. El hueso debe estar siempre humedecido y situado en una zona con luz natural indirecta.

Cómo cultivar aguacate

Trasplante

El primer trasplante podemos hacerlo cuando la planta tenga unos 20-30 cm. Trasplantamos a una maceta de aproximadamente 20 L, donde el aguacate se quedará enraizando durante 1,5-2 años antes de ser trasplantado a su sitio definitivo en el huerto.

Sustrato

Es recomendable emplear una mezcla ligera y con buen drenaje. Prefieren un pH neutro o ligeramente ácido. Podemos optar por sustratos universales de calidad o sustrato DIY con fibra de coco y humus de lombriz.

Abono

Abonado de fondo en el trasplante. Podemos emplear humus de lombriz en el fondo del hoyo en el momento de trasplantarlo. A lo largo del cultivo se hacen abonados de mantenimiento.

Curiosidades

El aguacate es un cultivo muy especial en cuanto a su floración, sus flores son hermafroditas, pero aun así el aguacate necesita de otra planta para que pueda ocurrir una polinización eficiente. Eso ocurre porque la parte femenina y la masculina de las flores maduran en momentos distintos. Por esa razón, en los cultivos de aguacate se usan variedades distintas, de entre las variedades más usadas está el aguacate Hass (Flor tipo “A”) y el Fuerte (Flor tipo “B”)