El sector bananero en Colombia se destaca por  el nivel de exportaciones, la generación de empleo y la transformación histórica de regiones golpeadas por la violencia, como es el caso de Urabá. La dinámica del sector contribuye a la recuperación económica del país y la reactivación de sus actividades agroindustriales.

Hace unas semanas,  la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura) realizó su Asamblea de Afiliados, en donde se presentaron cifras y logros importantes. El evento contó con la participación del presidente Iván Duque y el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea.

El mandatario resaltó la importancia de los bananeros y expresó que “el sector es resiliente ya que logró salir adelante y posicionar un producto de nuestro país, que nos convierte en uno de los mayores exportadores de banano del mundo”.

En este sentido y de acuerdo con cifras de Augura, las exportaciones en 2021 cerraron en 111 millones de cajas, es decir, un 1% más que en 2020. Por regiones el comportamiento fue mixto ya que mientras Urabá decreció un 2,5% en volumen, la zona de Magdalena y La Guajira creció un 9,6%.

Así mismo, según nuestros cálculos, mientras el precio implícito de exportación a la UE y Reino Unido creció un 1%, para EE.UU. cayó un 4%.

Las cifras a marzo de 2022 reflejan la presión sobre el precio de la fruta de exportación. Según el Dane, las exportaciones a marzo suponen una caída en el precio implícito de exportación del 11%. Desde hace un par de años se viene sintiendo con mayor intensidad la guerra de precios del banano en los supermercados.

Mientras las exigencias en sostenibilidad social y ambiental aumentan, los gremios del banano latinoamericano unen voces para pedir, especialmente a la UE, una mayor responsabilidad compartida y una mejora en el precio pagado por la fruta.

El conflicto Rusia-Ucrania

De acuerdo con un informe del sector presentado por Bancolombia, el país se ve afectado por un “efecto carambola”. Rusia se abastece de fruta ecuatoriana con importaciones anuales que rondan los US$680 millones.

Las sanciones han dificultado la exportación del vecino país, lo que he generado represamiento de fruta y caída en precios en el mercado spot, donde Ecuador es un actor relevante. En el corto plazo es una amenaza para Colombia, pero a largo plazo es una oportunidad, dado que queda al descubierto la fragilidad del sector ecuatoriano en comparación con un clúster bananero bien estructurado en nuestro país.

Los fertilizantes comenzaron su subida meses atrás con el atascamiento logístico y el aumento de precios de alimentos. Ahora, se suma el impacto del conflicto Rusia–Ucrania..

Para el banano, además, es importante tener presente que es un cultivo intensivo en el uso de potasio, fertilizante que, de los tres principales elementos (nitrógeno, potasio y fósforo), es el que mayores preocupaciones genera en cuanto al mercado internacional.

Sin embargo, el comportamiento del peso colombiano le ha permitido al sector sortear las dificultades actuales. El aumento en costos se explica no solo por los fertilizantes, sino también por costos de empaques, aumento del salario mínimo y gastos en bioseguridad por cuenta del covid-19 y la llegada del Fusarium R4T.

La TRM ha permitido subsanar dicha situación. Además, si se compara el precio del dólar para Colombia con el de sus directos competidores latinoamericanos, se puede ver que nuestro país ha tenido una ventaja que le ayuda en su competitividad.

Los grandes retos del sector

De acuerdo con el informe de la entidad, la logística global continúa bajo estrés. Aunque las tarifas de transporte vía contenedor han empezado a retroceder, se mantienen en unos niveles muy elevados, y preocupa que Asia siga presentando represamiento de barcos en medio de unas políticas bastante ortodoxas frente al covid-19. Este fenómeno encarece ambos: los insumos para la producción agrícola y el costo logístico de transportar la fruta.

De otro lado, la productividad en campo es una tarea que sigue pendiente para Colombia, al comparar sus resultados con los de competidores como Costa Rica y Guatemala. Pero más importante es la comparación al interior del país, en donde una mirada a los últimos 15 años muestra escaso avance en este frente, si se miran las cifras más recientes. Ahora, una mirada por región permite observar un mejor comportamiento de la zona del Magdalena, posiblemente por la mayor presencia de sistemas de riego.

Otro gran reto para 2022 es combatir el Fusarium R4T en medio de mayores restricciones en fungicidas. La Unión Europea cada día es más exigente en límites de residuos de pesticidas y cada vez restringe más moléculas necesarias para combatir los hongos. Esto plantea una tarea titánica para países latinoamericanos que deben combatir a toda costa el Fusarium, mientras al mismo tiempo deben velar por no afectar el acceso y su imagen en el mercado europeo.

Por su parte, la inflación en Europa debería favorecer la demanda de banano en 2022. La fruta se destaca frente a otras en Europa por su menor precio, buen aporte a la nutrición y por la mayor inocuidad que genera su cáscara. Para un año 2022 caracterizado por un menor ingreso disponible en los hogares y un aumento de la presencialidad en la oficina y las instituciones educativas, sería de pensarse que esta fruta reciba una mayor demanda.

Sostenibilidad ambiental

La normativa sobre plásticos en Francia le irá dando una ventaja creciente al banano sobre otras frutas. Francia ha decidido implementar una normatividad que pretende llegar a eliminar el uso de plástico en las frutas y verduras exhibidas en el comercio minorista. La lógica indicaría que el banano, al tener por su naturaleza una cáscara que le da mayor protección, le resultará más fácil ser comercializado a granel que otras frutas como las manzanas, las peras y las uvas.

Al ser Francia un país que marca tendencia en los temas de sostenibilidad ambiental, es muy probable que otras naciones del bloque económico decidan copiar dicha medida, lo que de acuerdo con el informe le da una ventaja a la comercialización del banano en medio de los temores que aún persisten de cara al covid-19.

Fuente: El Nuevo Siglo
Editado por: Croper.com