Introducción

En este informe se analiza la experiencia del uso los medidores LAQUAtwin para la medición de la calidad del agua y el estado nutricional del suelo y de una plantación de cacao en el municipio Victoria, propiedad del Ing. Andrés Gutiérrez y familia.

Victoria es un municipio colombiano ubicado en el oriente del departamento de Caldas, en la región conocida como Magdalena Medio. Se halla este municipio entre el piedemonte Oriental de la Cordillera Central y el Valle interandino del río Magdalena

La experiencia tuvo lugar durante el primer trimestre del año 2021. En este informe se discuten aspectos clave relativos a:

  • toma de muestras
  • preprocesamiento y extracción
  • medición
  • interpretación de los resultados
  • conclusiones y recomendaciones
  • referencias y material de apoyo

    Cabe destacar que en el apartado “Referencias y material de apoyo” se incluye el enlace a una carpeta compartida con el Ing. Gutiérrez con referencias, notas técnicas y otros documentos como soporte para obtener el máximo provecho del equipo y recomendaciones efectivas.

    En nombre de Ecologic Ingeniería y en el mío propio, agradecemos a la familia Gutiérrez por su amable receptividad, la atención y recursos aportados para la realización de las actividades pertinentes.
“Los medidores LAQUAtwin, un laboratorio en su bolsillo, fáciles de usar y con una exactitud cercana al 94% con respecto al análisis de laboratorio, pero a una fracción de su costo”


2. Toma de muestras

Para unos resultados exactos, es necesario que la toma de muestras sea representativa de las condiciones generales del cultivo como edad, estado fenológico, variedad, así como de las características del suelo, pendiente, microclima, etc.

Muestreo de tejidos y órganos vegetales.

En este caso es necesario estandarizar

Edad de la hoja. En términos generales, debe hacerse en hojas maduras completamente expandidas del último crecimiento (recuadro rojo, Figura 1.).

Figura 1. Estados de crecimiento de hojas de cacaotero. Se recomienda usar el 2 (recuadro rojo).

Básicamente se trata de hojas del último flujo de crecimiento que han cesado su extensión longitudinal y muestran un color verde oscuro en lugar del verde pálido de las juveniles.

(ii) Posición en la rama y en el árbol. Partiendo de que pueden existir efectos por el cuadrante del árbol (Figura 2), una hoja mínimo por cuadrante sería lo ideal, lo que totaliza 4 hojas mínimo por planta.

Figura 2. Vista cenital de los 4 cuadrantes de un árbol.

En cuanto a la posición de la hoja en el árbol y en la rama, se ilustra en la Figura 3. En este sentido lo ideal sería seleccionar las hojas en el tercio medio del árbol y, aproximadamente, a partir de la 3ª hoja contando desde el ápice la primera hoja que cumpla con la condición del apartado (i).


Figura 3. Lugar de muestreo en la planta y en la rama.

(iii) Número de plantas. En plantaciones de cacao se llevaron a cabo estudios sobre la variación de la concentración media de nutrientes para muestras de de 10 a 80 plantas (Cuadro 1). Si bien la dispersión de los valores disminuye a medida que aumenta el número de plantas como era de esperarse, la diferencia no es tal que justifique más de 10 árboles muestreados por lotes homogéneos.

Cuadro 1. Variación de la concentración media de nutrientes para muestras de de 10 a 80 plantas de cacao (Sodré y col., 2001)


(iv) Número de hojas. Una vez establecido el número mínimo de árboles a muestrar por lotes homogéneos y una cantidad mínima de hojas igual a 4 según lo expuesto en el apartado (ii), se tiene que el total de hojas en un lote con características similares es de 40. A manera de referencia, de acuerdo con Hockmuth (2015), unas 20 hojas serían suficientes para representar adecuadamente entre 5 a 10 acres (2-4 ha aprox.) de terreno cultivado, siempre que sea uniforme.

Los pecíolos deben ser cortados y mezclados para obtener una submuestra a partir de la cual se hará la extracción.

(v) Hora del día y condiciones ambientales. Hockmuth (2015) indica que se obtienen resultados consistentes midiendo entre las 9:00 am – 4:00 pm. Sin embargo, en nuestra experiencia, se obtiene una mayor extracción de savia si el muestreo se hace antes de las 10 am para evitar deshidratación del tejido por efecto de la radiación solar que aumenta la temperatura y con ello la tasa de respiración y la transpiración. La hora del día, así como las condiciones ambientales afectan las mediciones, de manera que debe estandarizarse la hora, la temperatura y las condiciones ambientales. Así, por ejemplo, se han encontrado variaciones significativas al medir en días nublados con respecto a los soleados.

(vi) Almacenamiento y refrigeración de la muestra. Una vez obtenida la muestra, en el caso de las hojas completas con el pecíolo, deben introducirse dentro de una bolsa plástica con sello tipo “click” con un algodón impregnado en agua y refrigerarse en una cava con hielo, o al menos, protegerla de los rayos directos del sol.

Si se trata de pecíolos que se van a colectar en varias zonas o fincas, se pueden almacenar, dentro de bolsas plásticas selladas, en una cava o envase con hielo por hasta 8 horas o incluso congelarse durante la noche sin que ocurran cambios apreciables en la concentración de N o K (Hockmuth, 2015). Este autor también resalta que a temperatura ambiente moderada, se pueden mantener hasta por 2 h en bolsas plásticas selladas.

Las muestras refrigeradas o congeladas deben reposar a temperatura ambiente hasta alcanzar la del medidor. Grandes diferencias de temperatura entre la savia y el dispositivo alteran las lecturas.

En ningún caso debe refrigerarse o congelarse la savia extraída, sólo pecíolos.

2.2 Muestreo de suelos y soluciones

(i) Suelo. Se limpia la superficie del mismo de hojarasca y otros residuos de poda, cosecha, etc. La profundidad de muestreo dependerá de la profundidad efectiva de las raíces que en el cacao oscila entre 30-40 cm. Según las características del perfil edáfico, se decide si se toman muestras a intervalos regulares, por ejemplo cada 10 cm, o bien por estratos si están bien definidos.

La superficie corresponderá a lotes homogenéneos y el número de puntos de muestreo estará definido por la variabilidad observada. Así, si hay lotes con distintos estados de vigorosidad, estados fenológicos, con posibles problemas fitosanitarios o deficiencias nutricionales, etc. debe asegurarse su inclusión en la toma de muestras.

El análisis de la muestra de suelo se puede llevar a cabo directamente en el terreno con una pasta saturada rápida. Para ello se coloca la muestra en el medidor y se aplican gotas de agua destilada (o de riego) hasta formar la pasta saturada que no debe tener líquido sobrenadante (Figura 4). La idea es que quede con aspecto brillante y tenga cierta plasticidad al mover el medidor. Más adelante en el apartado de “Preprocesamiento y extracción” se dan más detalles de este procedimiento.

Figura 4. Análisis de suelo en pasta saturada.

(ll) Soluciones de suelo y riego. La solución de suelo se puede extraer y medir directamente con un lisímetro de succión según se ilustra en la Figura 5.

En sistemas de riego los medidores LAQUAtwin se introducen directamente en depósitos, fuentes de agua o bien toman la muestra desde el mismo aplicador (aspersor, microaspersor o gotero) como se observa en la Figura 6.

Figura 5. Análisis de la solución de suelo extraída con un lisímetro de succión o “chupatubos”.
Figura 6. Análisis de la solución de suelo directo de un gotero.

3. Preprocesamiento y extracción

3.1. Preprocesamiento. En algunos casos la muestras deben ser objeto de un pretratamiento y/o procesamiento, en particular cuando:

(i) los tejidos y órganos han sido refrigerados o congelados. El preprocesamiento consiste en dejar aclimatar las muestras hasta alcanzar la temperatura ambiente para que iguale la del medidor. En caso de diferencias significativas entre ambos, se pueden producir errores en la lectura.

(ii) Para mejorar la extracción del elemento. Seguidamente se detallan los procedimientos para mejorar la extracción de N, K y Ca en las muestras de suelo y savia. Estos métodos son recomendables cuando se quiere comparar o correlacionar las lecturas de los medidores con las de laboratorios certificados.

  • N: el Agua o soluciones de sales diluidas pueden ser usadas para extraer el nitrato de la mayoría de los suelos porque básicamente todos los nitratos del suelo con baja capacidad de intercambio catiónico son solubles en agua. El principal límite del agua es su baja fuerza iónica que puede causar un resultado irregular en filtrado con suspensión. También al emplear extractante que contiene cloruro puede generar interferencia en las muestras medidas por cromatografía iónica y electrodo selectivo de ion (ISE) que es el caso de los medidores LAQUAtwin (Griffin et al., 1995). El Sulfato de amonio (NH4)2SO4 es el extractante recomendado para las mediciones de nitrato con electrodo. En una investigación realizada por Rosen (1996) la determinación de nitratos con electrodos selectivos se hizo con una dilución de 0,5 ml de savia pura mezclada con 2 ml de una solución 0,075 M de sulfato de aluminio (relación 1:4) para mejorar la extracción de dicho elemento. Los pasos para una extracción adecuada, en este caso con agua destilada, serían los siguientes: 1. Tome una muestra de suelo seco y pásela por un tamiz de 2 mm. 2. Prepare la solución de suelo mezclando el suelo seco y tamizado con agua en una proporción de 1:5 (ejemplo: 5 g de suelo y 25 ml de agua). Mezclar por un minuto y deje la muestra reposar por 5 minutos o realizar una filtración directamente después de la mezcla.
  • K: Rosen (1996) recomienda hacer una dilución de 1 ml de savia pura en 10 ml de una solución 0,075 M de sulfato de aluminio (relación 1:10) cuando se usan electrodos selectivos. También se puede hacer la medición directa en la solución de suelo extraída con un lisímetro de succión.
  • Ca: para determinar la concentración de calcio en suelo generalmente, se usan métodos de análisis como absorción atómica o ICP-OES (Inductivity Coupled Plasma-Optical Emission Spectrometry Instruments). Pero existe un método más fácil, extrayendo el calcio de la muestra de suelo con Acetato de amonio (CH3COONH4) y midiendo la solución de suelo en campoo laboratorio con el medidor de Calcio económico LAQUAtwin. Pasos: 1. Seque el suelo al sol por una semana o con un secador de cabello y pásalo por un tamiz de 2 mm. 2. Coloque 1 g de muestra de suelo en un vaso de precipitado de 100 ml, agregar 10 ml de CH3COONH4 a 1 mol/L (1 M). 3. Mezclar con un agitador magnético (250 rpm) por una hora para extraer el Ca2+ del suelo. 4. Filtre la solución con un papel No 6 (en caso de no tenerlo en el terreno se puede usar papel de filtro de café). Realice la medición como se indica más adelante.

(iii) Se debe preparar la pasta saturada y diluciones de suelo cumpliendo con métodos estandarizados de laboratorio y así poder comparar los resultados entre análisis de iones, pH y conductividad eléctrica (CE):

  • pasta saturada de suelo: tomar una muestra de suelo del terreno entre 100-200 g. Añadir agua progresiva y lentamente (de 25 ml en 25 ml) y se revuelve hasta formar una pasta que debe ser brillante, que no se pegue a la espátula y que tenga cierta plasticidad al inclinar el envase. Al cabo de 1 h no debe haber sobrenadante (es decir, no debe sobrar agua por encima de la pasta). De ser así, se agrega más suelo y se espera otra media hora. Esta pasta se filtra con papel No. 6. De no contar con el mismo, en caso de emergencia o por practicidad en el campo, se puede usar papel de filtro de café. Tomar una muestra del filtrado para medir iones, pH y CE.
  • diluciones estándar: para una dilución 1:5 tomar 40 g de suelo seco, transferirlos a un beaker (u otro envase de vidrio limpio) y añadir 200 ml de agua (200/40 = 5, por eso es 1:5). a) Extracción con agitador mecánico. Ponga el frasco con la muestra en el agitador y agite durante 15 minutos. Pasado ese tiempo déjelo en reposo por una hora o más. Después agite durante cinco minutos. Deje el recipiente en reposo durante 30 min o más. Luego filtre o decante en dependencia de las partículas en suspensión. b) Extracción con agitación a mano. Se transfiere el suelo al Erlenmeyer (u otro envase de vidrio limpio) y se añade el agua deionizada. Se agita a mano de forma vigorosa durante 30 seg. Se deja en reposo y se repite la operación a intervalos, de modo que en un tiempo de 30 min se agite al menos cuatro  veces. Después se deja en reposo durante 30 min o más. Finalmente, se filtra o decanta la solución en dependencia de los sólidos en suspensión. Tomar una muestra del filtrado para medir iones, pH y CE.

(iv) para hacer diluciones a partir de muestras de suelo, solución de suelo, de riego o savia. Las diluciones son necesarias cuando la concentración del elemento en la muestra supera el rango de medición del dispositivo. También en el caso de una escasa cantidad de muestra por las características propias de la planta o si es difícil su obtención porque la savia es mucilaginosa como en el cacaotero.

En un estudio comparativo sobre métodos de extracción y dilución para medir NO3 y K en savia, Rosen (1996) encontró que las pruebas rápidas con electrodos selectivos utilizadas para determinar dichos nutrientes en la savia del pecíolo pueden proporcionar lecturas precisas cuando se usan diluciones. Las mediciones con savia pura tienden a sobreestimar el NO3. Sin embargo, a efectos prácticos, el error involucrado con el uso de savia no diluida no parece ser lo suficientemente grande como para justificar el agregado esfuerzo de dilución. Con respecto al K, el uso de savia no diluida puede resultar en concentraciones de K entre 200 a 2500 ppm menos en comparación con savia diluida, con mayor discrepancia a mayor concentraciones de savia. La dilución de la savia es, por lo tanto, necesaria para determinar los iones con exactitud y para ello deben realizarse las respectivas validaciones en cacao con investigaciones más formales y de un plazo mayor dada la importancia del tema.

3.2. Extracción a partir de pecíolos. La extracción de la savia a partir de pecíolos frescos, refrigerados o congelados, respetando las recomendaciones dadas para éstos dos últimos casos, es muy sencilla. Para ello se emplea una prensa de ajos o frutos cítricos, o bien una prensa de tornillo con un cilindro de silicón con una manguera para recoger el fluido (Figura 7, extrema derecha).


Figura 7. Prensa de ajos o frutos cítricos (izquierda) y prensa de tornillo con un cilindro de silicón con una manguera para recoger la savia extraída.

4. Medición

Los medidores LAQUAtwin pueden usarse en muestras líquidas, sólidas, semisólidas, polvos, directo por inmersión, con papel de filtro e incluso como espátula o cuchara gracias a su robustez según se aprecia en la Figura 8.

Figura 8. Modos de uso de los medidores LAQUAtwin.

4.1 Calibración. Los medidores deben calibrarse siempre antes de comenzar cada jornada. Luego, cada 10 – 25 mediciones, dependiendo de la exactitud requerida. Para una mayor exactitud se deben calibrar completadas un número menor de mediciones. La calibración debe ser realizada de acuerdo con los pasos explicados durante el entrenamiento. En caso de cualquier duda, por favor consulte a nuestro personal calificado.

4.2. Medición. Ésta debe realizarse antes de que transcurran 2 minutos posteriores a la extracción, pues la savia se altera por exposición a las condiciones ambientales. Aplique los pasos indicados durante el entrenamiento. En caso de cualquier duda, por favor consulte a nuestro personal calificado.

4.3. Error 4. Este error tiene que ver con la calibración de los medidores. Para resolverlo, por favor siga las instrucciones que se explican en este video (haga click para verlo):

Solucionar el error Er4 con medidor LAQUAtwin

Con los dispositivos LAQUAtwin dispone de unas 1500 mediciones. El uso provoca un desgaste normal en los sensores de manera que cerca del final de su vida útil el Error 4 podría ser más frecuente. Si luego de varios intentos este error no se resuelve, deberá reemplazar el sensor. Siga los pasos indicados durante el entrenamiento. En caso de cualquier duda, por favor consulte a nuestro personal calificado.

Análisis e interpretación de resultados

Las lecturas obtenidas con los medidores de bolsillo LAQUAtwin no se pueden comparar directamente con los de laboratorios certificdos pues éstas provienen de tejido seco que se procesa aplicando métodos específicos de extracción de los elementos que se analizan con otras técnicas como fotometría de llama (Na y K), destilación de vapor (NO3), absorción atómica o ICP-OES (Inductivity Coupled Plasma-Optical Emission Spectrometry Instruments) para medir las concentraciones de calcio en suelo, entre otros. De allí que las concentraciones de los macroelementos se expresan con frecuencia en g/kg de tejido seco y no en ppm (mg/l o mg/kg) como en el caso de los LAQUAtwin, lo que arroja una difrencia de tres órdenes de magnitud al comparar gramos con miligramos, respectivamente.

Sin embargo se ha comprobado fehacientemente que los resultados obtenidos con los medidores LAQUAtwin correlacionan de forma altamente significativa con los de laboratorios certificados. En este sentido, el Cuadro 2 muestras los resultados obtenidos con el medidor LAQUAtwin Ca-11 y con el equipo ICP-OES, en ppm y valores expresados como CaO en pimentón (bell pepper), tomate (tomato), espinaca (spinach), lechuga (lettuce) y col o repollo rizado (kale). Salta a la vista la similitud de los valores. En este caso, la extracción del Ca se hizo con Acetato de amonio (CH3COONH4) siguiendo el procedimiento explicado en el apartado 3, literal (ii).

Cuadro 2. Correspondencia entre los resultados obtenidos con el medidor LAQUAtwin Ca-11 y con el equipo ICP-OES en un laboratorio certificado.


5.1. Síntomas de deficiencia. La zona donde se detectan los síntomas de deficiencias en las plantas depende de la movilidad de los nutrientes en ella, pero también en el suelo. El Cuadro 3 resume la movilidad de los elementos en ambos casos.

De esta manera, en las hojas jóvenes se detecta con mayor frecuencia la deficiencia de B, Ca, Mn, Mo, Fe, Zn, S y Cu, mientras que en las viejas es más común notar la carencia de N, P, K y Mg tal y como se aprecia en la Figura 9.

Cuadro 3. Movilidad de los elementos en el suelo y la planta.
Figura 9. Deficiencia de elementos de acuerdo con la edad de las hojas.

En árboles de cacao los síntomas de deficiencia por elemento son los siguientes:

Fósforo (P) Potasio (K)
Calcio (Ca)
Magnesio (Mg)
Hierro (Fe) Zinc (Zn)
Asufre (S)
Boro (B)

5.2. Análisis e interpretación de resultados. La Figura 10 muestra la comparación entre los parámetros medidos a partir del extracto de savia en la finca del Ing. Gutiérrez (FAG) y aquellos medidos en la finca Topacio (extracto de hoja parte media, dilución 2:1) para la misma fecha. Se puede notar que los valores de pH son similares, mientras que la conductividad eléctrrica (CE) es notablemente superior en Topacio. Por otro lado, los valores de los iones en la finca objeto de estudio, fueron significativamente superiores. Esto podría deberse al procedimiento de muestreo y los fatores de dilución. Sin embargo, la inspección visual del cultivo en la FHA, corroboró el buen estado general de la plantación por lo que en principio estos valores podrían ser tomados como los de referencia para una plantación en buenas condiciones.

Lo importante es mantener las condiciones y el método de muestreo constantes para así poder comparar los lotes y llevar a cabo estudios a corto, mediano y largo plazo donde tales factores no afecten las lecturas.

Figura 10. Comparación de parámetros medidos (ppm) en la finca del Ing. Andrés Gutiérrez (FAG) con los medidos en la finca Topacio. EHM: extracto de hoja parte media, dilución 2:1 (Topacio). EHA-PROD: Extracto de Hoja finca Ing. A. Gutiérrez durante producción. EHA-LEV: Extracto de hoja en la finca de Ing. A. Gutiérrez durante el levante.


El estudio comparativo de los parámetros pH, CE (conductividad eléctrica), K+, NO3-, Na+ y Ca2+  durante las fenofases de producción y levante en la FAG (Cuadro  4), evidenció que hubo diferencias significativas de acuerdo con la prueba t de Student (p<0,05).

Cuadro 4. Estudio comparativo de los parámetros pH, CE (conductividad eléctrica), K+, NO3-, Na+ y Ca2+  durante las fenofases de producción y levante en la FAG.

Un análisis más detallado del Cuadro 4 revela que todos los parámetros medidos, con excepción del pH, fueron menores durante la producción. En términos porcentuales, los cacaoteros consumieron 99.90%. 25,55%, 66,66% y 94% de los iones K+, NO3-, Na+ y Ca2+ respectivamente, con relación al levante. El orden de consumo, y de allí su importancia para la producción de cacao sería K+ > Ca2+ > Na+ > NO3-.


“Es importante mantener las condiciones y el método de muestreo constantes. Además, en este estudio el orden de consumo, y de allí su importancia para la producción de cacao fue K+ > Ca2+ > Na+ > NO3-.“

Durante el levante, el consumo en orden decreciente de los iones medidos (a menor ppm, mayor consumo) fue Na+  > Ca2+ > NO3- > K+. En términos proporcionales, por cada ppm de sodio medido en savia, se encontró 1,04, 2,29 y 6,46 ppm de Ca2+,NO3- y K+ respectivamente. La mayor disponibilidad del elemento en la savia indica menor necesidad en la planta para esa fenofase.Con base en varios análisis efectuados, se demostró que para una producción de 1250 kg/ha de cacao seco, las siguientes cantidades de minerales son extraídos del suelo: 25 kg de N, 12,5 kg de P2O5 y 15 kg de K2O. También se encontró que cerca del 70% de los nutrientes removidos anualmente del suelo por la cosecha, están localizados en la

pared del fruto. Otros autores dicen que una cosecha de 1.000 kg/ha remueve del suelo 45 kg de nitrógeno, 8 kg de fósforo y 64 kg de potasio.

Para producir una tonelada de almendras, los cacaoteros extraen del suelo  las siguientes cantidades de nutrientes: 20 kg de nitrógeno, 10 kg de fósforo y 60 kg de potasio. Los distintos autores consultados coinciden, más que todo, en cuanto a la cantidad de fósforo extraído del suelo, no así en los requerimientos de los otros dos elementos.

En cuanto a la disminución del marchitamiento de los frutos jóvenes, no se encontró influencia debida a aplicaciones de potasio, fósforo o nitrógeno al suelo. Pero si se afirma que la nutrición fosfórica parece ser particularmente necesaria para cacao joven. Aunque el adulto necesita relativamente pequeñas cantidades de fósforo, parece que esas cantidades, juegan un papel importante en el incremento de la proporción de pepinos.

En cuanto a aplicaciones de nitrógeno, se ha encontrado que producen un efecto algo depresivo en cacao a la sombra, pero en cacao sin sombra, o pesadamente podado, o creciendo en suelos pobres, arenosos y superficiales el efecto del nitrógeno es benéfico.

El cacao prefiere suelos ligeramente ácidos, con un pH aproximado de 6.4 a 6.6. No debe sembrarse en suelos con pH inferior a 5,5 o superior a 7. La finca estudiada exhibió un valor de pH promedio de suelo de 5,8 lo que corresponde a Moderadamente Ácido. Así las cosas, para este nivel habrá mayor disponibilidad de P, S, Mo y bases, y no se espera toxicidad por Al.

Como se sabe, el pH de la solución del suelo es un buen indicador de la disponibilidad de nutrientes. Esto se debe a que la presencia de los iones de aluminio (Al3+Al(OH)2+), H+  y OH-  son determinantes de la solubilidad de los nutrientes en el suelo (fosfato, sulfato, molibdatos, hierro, manganeso, cobre, zinc) o son indicadores de la escasez de las formas disponibles de algunos de ellos en el suelo (calcio, magnesio, potasio, sodio).

Por ejemplo, cuando el suelo tiene un pH cercano a la neutralidad o alcalino (pH≥6,5), la abundancia de iones OH produce la precipitación de compuestos insolubles de hierro, manganeso, cobre y zinc. De esta manera estos micronutrientes se vuelven no disponibles para su absorción por las raíces de las plantas.

En suelos de pH bajo (<5,5), valor cercano al pH de los suelos de la finca donde se hicieron los análisis (promedio 5,8),  la presencia de iones de Al restringe la solubilidad-disponibilidad de fosfato, sulfato y molibdato. Igualmente, se restringe la nitrificación y la descomposición de la materia orgánica del suelo. El efecto será más severo si el pH es aún más bajo. La solubilidad del fosfato también es menor si hay exceso de calcio, debido a la formación de precipitados insolubles de fosfato de calcio. Lo anterior ocurre significativamente a valores de pH ≥ 6,5.

Cabe destacar, que la productividad de los suelos de cacao también se correlaciona con el valor de la relación Carbono: Nitrógeno, siendo la producción mayor en los suelos que tienen una relación más alta. En este estudio no se analizó dicha relación al no contar con valores de Carbono y N en el suelo para el momento de la toma de muestras.

  1. Conclusiones y recomendaciones
  • Los medidores deben calibrarse máximo cada 25 lecturas si se quiere alcanzar la máxima exactitud.
  • En caso de que se produzca con mucha frecuencia el Error 4 (error de calibración), o bien no pueda corregirse y los sensores estén cerca de las 1500 lecturas, deben reemplazarse. Recuerde que el sensor tiene un costo de apenas 30-40% del medidor, una gran ventaja de estos equipos.
  • Debe estandarizarse la hora, la temperatura y las condiciones ambientales para la toma de muestras.
  • La toma de muestra de pecíolos en lotes uniformes de cacaotero debe hacerse a partir de un total de 10 plantas, 4 hojas (una por cuadrante) totalmente expandidas del último crecimiento, para un total de 40.
  • Los pecíolos cortados pueden almacenarse refrigerados dentro de bolsas plásticas selladas, en una cava o envase con hielo por hasta 8 horas o incluso congelarse durante la noche sin que ocurran cambios apreciables en la concentración de iones. A temperatura ambiente moderada, se pueden mantener hasta por 2 h en bolsas plásticas selladas.
  • La savia extraída debe medirse antes que transcurran 2 min. En ningún caso debe almacenarse, incluso refrigerada, por más de ese lapso.
  • Las lecturas obtenidas con los medidores de bolsillo LAQUAtwin no se pueden comparar directamente con los de laboratorios certificdos pues éstas provienen de tejido seco que se procesa aplicando métodos específicos de extracción de los elementos que se analizan con otras técnicas como fotometría de llama (Na y K), destilación de vapor (NO3), absorción atómica o ICP-OES (Inductivity Coupled Plasma-Optical Emission Spectrometry Instruments) para medir las concentraciones de calcio en suelo, entre otros.
  • Se puede mejorar la exactitud de los medidores LAQUAtwin usando soluciones extractoras en solución de suelo según se indica en los apartados correspondientes.
  • La dilución de la savia pura es necesaria para determinar los iones con exactitud. Las mediciones con savia pura tienden a sobreestimar el NO3. Sin embargo, a efectos prácticos, el error involucrado con el uso de savia no diluida no parece ser lo suficientemente grande como para justificar el agregado esfuerzo de dilución. Con respecto al K, el uso de savia no diluida puede resultar en concentraciones de K entre 200 a 2500 ppm menos en comparación con savia diluida, con mayor discrepancia a mayor concentraciones de savia.
  • En las hojas jóvenes se detecta con mayor frecuencia la deficiencia de B, Ca, Mn, Mo, Fe, Zn, S y Cu, mientras que en las viejas es más común notar la carencia de N, P, K y Mg.
  • Para establecer los rangos de suficiencia de los iones medidos, debe extenderse el estudio al menos por un ciclo de producción completo.
  • El estado nutricional de las plantas en la finca objeto de estudio, fue mejor que el de la que se usó como referencia para la misma época. Sin embargo, las variaciones evidenciadas podrían ser producto de las diferencias en los métodos de extracción y estandarización.
  • El estudio comparativo de los parámetros pH, CE (conductividad eléctrica), K+, NO3-, Na+ y Ca2+  durante las fenofases de producción y levante demostró que hubo diferencias significativas.
  • Los iones consumidos durante la fenofase de producción fueron, en orden decreciente K+ > Ca2+ > Na+ > NO3-.
  • Durante el levante, el consumo en orden decreciente de los iones medidos fue Na+  > Ca2+ > NO3- > K+.
  • Para la fertilización de los lotes se recomienda aplicar el método de restitución con datos locales tomando en cuenta la extracción de nutrientes por tonelada de fruta fresca o almendra. Los estudios de referencia consultados no son concluyentes pues las variaciones son muy amplias influenciadas por el clon y las condiciones ambientales y de manejo.
  • El pH promedio del suelo fue moderadamente ácido, muy cerca del límite inferior para cacao. Debe vigilarse este aspecto pues por debajo de pH 5,5 empieza a manifestarse la toxicidad por aluminio y con ello se restringe la disponibilidad de fosfato,  sulfato y molibdato. Igualmente, se restringe la nitrificación y la descomposición de la materia orgánica del suelo.
  • La productividad de los suelos de cacao también se correlaciona con el valor de la relación Carbono: Nitrógeno, siendo la producción mayor en los suelos que tienen una relación más alta. En este estudio no se analizó dicha relación al no contar con valores de Carbono y N en el suelo para el momento de la toma de muestras. Se recomienda estudiar estas variables y su relación para mejorar la productividad de los lotes.
  • Los medidores LAQUAtwin no miden el P. Se recomienda incluir este elemento en futuros estudios. Ecologic dispone de equipo asequible, robusto y de fácil manejo.