Con una inversión de US $4 millones, 230 hectáreas sembradas en Córdoba en 2017 y administrada por la empresa GP AGRO, la plantación de coco Pietrasanta busca que esta fruta les siga los pasos al aguacate y al limón con miras a la exportación, y espera convertirse en el mayor productor de coco del país en 2025, alcanzando una producción de 2 millones de cocos al año e introduciendo el coco colombiano como un producto por excelencia en mercados internacionales. Ver más noticias empresariales.

Así mismo, el objetivo para dentro de 5 años es exportar a gran escala: tener la capacidad y el volumen para exportar, junto con sus aliados desde una fábrica empacadora propia que se construirá en la zona de Apartadó.

Pietrasanta fue sembrada con una variedad de coco híbrido única en el país, una mezcla del alto caribe y el enano malayo perfectamente adaptada a las condiciones de la costa caribe colombiana, que representa una oportunidad totalmente nueva para desarrollar la industria del coco a una escala masiva.

Para el año entre julio de 2022 y el mismo mes de 2023 hay una proyección de entre 900.000 y 1’100.000 cocos saliendo de cultivos administrados por la compañía.

“Pietrasanta es realmente la primera oportunidad que tenemos para traer conocimiento de grandes productores de otros países fuertes en coco e implementarlo aquí en Colombia. También es una novedad en el país por el desarrollo de una variedad propia, es decir, únicamente adaptada a nuestras condiciones. Para la zona y para Colombia, Pietrasanta representa una oportunidad de diversificar la producción de nuestra tierra y de impulsar el sector agropecuario”, explica Juan Camilo Ángel, director de GP AGRO.

El potencial del coco colombiano

La mayoría de las plantaciones de coco en Colombia no son dedicadas exclusivamente al coco, sino que son secundarias. Por el contrario, Pietrasanta es el único foco de GP AGRO, que usa buenas prácticas adaptadas de estándares internacionales, incluyendo formalización y planificación más avanzada con el objetivo de exportar el producto.

Actualmente, el coco de Pietrasanta se exporta a Estados Unidos. “Nuestra meta es distribuir semillas suficientes para 1.500 hectáreas dentro de los próximos 3 años, lo que equivale a 230.000 semillas. Ya tenemos un semillero en funcionamiento con muchas semillas ya reservadas. Hay muchos empresarios interesados en el proyecto y pensamos crear una alianza productiva que nos dé la capacidad de organizar la producción hacia la exportación a largo plazo”, agrega Juan Camilo Ángel.

En Colombia hay mucho potencial para la industria del coco, pero todavía hace falta formalización y comunicación entre participantes, especialmente para exportar. Esto es lo que busca proveer GP AGRO: crear un modelo de negocio que otros puedan seguir para llegar a formar una industria más fuerte que comparta valor con todos.

“El equipo de GP AGRO ha hecho un trabajo excelente en el manejo de este proyecto y estamos muy contentos de poder compartir nuestra visión con otros empresarios. Es nuestra visión a mediano y largo plazo exportar la mayoría de la producción de coco proveniente de Córdoba y el Caribe. Igualmente, nuestro propósito es traer para el coco el mismo tipo de tecnificación y formalización que se ha utilizado con otros productos colombianos exitosos como el café y el aguacate”, dice el director de GP AGRO.

Tomado de: Valora Analitik