La presión causada por insectos, maleza y enfermedades, es la principal amenaza al suministro de alimento debido a que compiten con los cultivos por sus nutrientes y le resta a su producción y calidad.

Los agricultores dependen de los productos plaguicidas para la protección de cultivos, pues de esta manera evitan que se dañen las plantas y se limiten sus cosechas: sin embargo, conforme los cambios climáticos impactan el mundo, la presión de las plagas aumenta y se vuelve más extrema.

Se estima que para el año 2050, la agricultura deberá producir suficientes productos para alimentar a 9 billones de personas, mientras luchan contra ambientes más adversos debido al creciente cambio climático.

Proteger sus cultivos de plagas, les permitirá a los agricultores adaptarse a las nuevas condiciones y generar múltiples beneficios alrededor del mundo, incluyendo un aumento en la producción, menos terrenos en producción y menos riesgo de hambruna.

En la actualidad, de un 30 al 40% de la producción de trigo, arroz y maíz se pierde, anualmente, debido a alguna plaga. Los insectos, las malezas y las enfermedades crecen y se esparcen en climas cálidos. Entonces, conforme la temperatura va aumentando, estas plagas también aumentarán sus números y resistencia.

Un aumento de tan solo 2 a 3 ºC en los próximos 50 años tendrá importantes consecuencias en el mundo. Hoy los productores para la protección de cultivos, logran salvar casi un cuarto del suministro de cultivos de perdidas debido a insectos, maleza y enfermedades.

Investigaciones realizadas en países como Kenia y Uganda arrojan que los herbicidas aumentan los beneficios, tales como la producción, el ingreso y la calidad de vida para los agricultores de maíz en un 80%.

Los áfidos, que transmiten enfermedades a las plantas, pueden reproducir 5 generaciones adicionales cada año con el aumento de tan solo 2 ºC; y un aumento de 3 ºC en la temperatura puede aumentar el crecimiento del amaranto en un 240%. Esta maleza es dominante y amenaza los cultivos de maíz, arroz y soya.

Fuente: croplifela.org.
Editado por: Croper.com