La papa, independiente de la variedad, cuenta con propiedades beneficiosas para la salud. Es rica en vitaminas, minerales esenciales y antioxidantes.

Según varios estudios, estás propiedades hacen que el consumo de papa ofrezca un amplio conjunto de beneficios medicinales, que van desde la mejora de los procesos digestivos hasta regular la presión arterial por ser alta en fibra dietética y una buena fuente de potasio.

Contiene varios nutrientes que son esenciales para la buena salud de los huesos. Minerales como el hierro, el fósforo, el calcio, el magnesio y el zinc intervienen en la construcción de la estructura ósea y ayudan a mantener su resistencia. Específicamente, el hierro y el zinc son cruciales en la producción y maduración de colágeno.

Pese a sus múltiples beneficios, en las últimas semanas el sector papero en Colombia ha manifestado su preocupación debido a los bajos precios para los productores. En los últimos días, un grupo de papicultores de Boyacá se han estacionado al costado de la carretera entre Tunja y Bogotá para vender sus productos a precios muy bajos e incluso han llegado a regalar los bultos, porque la compra ha disminuido significativamente.

Según los agricultores, la fuerte caída del precio es ocasionada por la sobreproducción de esta cosecha, por la baja demanda y devaluación del precio del tubérculo por la importación de papa desde Bélgica, Países Bajos y Alemania, en un país que produce más de 2.700.000 toneladas de papas al año, debido a un incremento en el consumo en los últimos 10 años en los hogares colombianos.

Además, debido a la pandemia por el Covid-19 resumido en el cierre de hoteles, restaurantes y cafeterías, se redujo entre 30 y 40 por ciento el consumo de papa en el país, lo que hoy se ve reflejado en cuantiosas pérdidas para los agricultores. Hace un mes un bulto podía valer hasta 50 mil pesos, mientras que el precio de ahora se sitúa en 7.000 pesos

Según cifras de La Federación Colombiana de Productores de Papa, Fedepapa, las pérdidas mensuales para los papicultores son cercanas a los $100.000 millones.

Ayudas del Gobierno Nacional

Juan Camilo Restrepo, viceministro de Desarrollo Rural, anunció que desde el Gobierno Nacional están entregando ayudas al sector de los productores de papa, en medio de la baja demanda que presenta el alimento y que ha generado serias complicaciones a la hora de comercializar el tubérculo en el país.

El Gobierno Nacional entregará 30.000 millones de pesos para ayudar a comercializar el producto de los pequeños productores para compensar el precio que se paga a 25.000 pequeños productores del país.

Este se puso en marcha el pasado 1° de noviembre e incluye todas las variedades de “papa de año” cuyas ventas se efectúen en fresco, es decir, sin procesar.

“Nos reunimos con el Consejo Nacional de Papa, donde empezamos a explicar cómo vamos a aplicar los 30.000 millones de pesos para la comercialización del pequeño productor de papa, que son el 90 por ciento de los productores de papa en Colombia”, explicó.

No obstante, Restrepo explicó que la mayor dificultad que enfrentan los productores actualmente es la baja demanda que se está generando en los últimos meses en el país, lo que ha provocado importantes bajas en el precio.

“Esto no va a mejorar el precio, eso solo se va a mejorar cuando aumente la demanda, pero es un incentivo a la comercialización. El problema hoy complejo es la caída del consumo, de la demanda”, añadió.

Una de las alternativas que ha propuesto el Ministerio de Agricultura para aliviar la crisis es incentivar la compra y el consumo de papa colombiana. Por ello, esta semana anunció una alianza con el Banco de Alimentos para donar este alimento a familias de bajos recursos.

“Estamos buscando las mejores soluciones para los productores de papa, quienes han visto disminuidas las ventas de sus cosechas por la caída de la demanda. Por medio de esta donación, podemos ayudar tanto a los productores como a las familias más necesitadas”, dijo Rodolfo Zea, jefe de la cartera agropecuaria.

Otras autoridades y expertos estiman que existe una saturación en el rubro del cultivo de la papa, es decir, que muchos están trabajando en ese mismo sector. Los cultivadores de papa esperan poder encontrar una solución pues en diciembre y enero, a causa de las heladas, suelen perder mucho producto.