Los sistemas de producción se caracterizan por utilizar razas mejoradas genéticamente, criados en el interior de naves con un manejo nutricional basado en alimentos concentrados. Es por esto que tener claridad sobre la técnica de crianza de porcinos según las condiciones climáticas, las facilidades de transporte, la disposición de herramientas de trabajo y la demanda de los productos es fundamental.

Si se crían los cerdos sin ningún control, el consumo de carne puede ser fuente de enfermedades parasitarias para el consumidor, es por esto que se debe enfatizar en la importancia de contar con un buen sistema de manejo a nivel criadero. El criador debe examinar día a día si los cerdos están comiendo la ración adecuada y si están engordando normalmente.

A continuación, te contamos 5 tips para el adecuado ciudado de los porcinos:

1.     Limpieza y desinfección de la granja

Una granja limpia evita la presencia de enfermedades y aumenta la producción. Durante el ciclo productivo es fundamental la recolección diaria de las heces fecales, la desinfección, mínimo 3 veces a la semana, del lugar donde los cerdos habitan utilizando una bomba desinfectante para bajar la carga bacteriana.

Así mismo, las áreas circundantes a los galpones deben ser sometidas a un proceso de higiene, desinfección, control de maleza y desratización.

Terminando el ciclo de producción se recomienda que el mismo día que salen los cerdos se deberá realizar la limpieza y desinfección del corral, eliminar la materia orgánica de los pisos y las paredes. De igual forma, es importante lavar y desinfectar los bebederos y comederos porcinos.

2.     Almacenamiento y suministro de agua.

Para mejorar el consumo, se recomienda revisar cotidianamente los bebederos. Es importante la limpieza periódica de estos; la altura se debe ajustar al tamaño de los cerdos y sus crías. El agua que los cerdos beben diariamente debe estar libre de contaminantes y se considera que debe ser de la misma calidad al recomendado para el uso humano.

Es por esto que se deben efectuar tratamientos preventivos del agua bebida como por ejemplo la cloración, uso de peróxidos y la filtración. También se recomienda realizar un análisis físico-químico del agua que consumen los cerdos; este estudio se debería realizar como mínimo cada tres meses, porque el agua podría contener minerales problemáticos como los sulfatos, el hierro y los nitratos.

Según la clase de animal, las necesidades diarias de agua son aproximadamente las siguientes:

El cerdo verraco consume diariamente de 10 a 15 litros, la marrana en gestación consume de 10 a 17 litros diario, la marrana en lactancia de 20 a 30 litros, los lechones destetados beben agua de 2 a 4 litros y los lechones en crecimiento consumen de 6 a 8 litros diario.

3. Manejo y suministro de alimento

La alimentación representa entre un 80 a un 85% de los costos totales de producción. Por esto es significativo que el criador tenga conocimiento de ciertos criterios importantes relacionados con la alimentación eficiente de los cerdos.

Una buena dieta debe incluir componentes nutritivos esenciales como agua, energía, proteínas, minerales y vitaminas. La falta de alimentos energéticos disminuye la conversión alimentaria y retarda el crecimiento; y el exceso produce demasiada grasa, causando así perjudicar en la fertilidad.

En cuanto a las proteínas es necesario considerar no solo la cantidad sino la calidad. Una deficiencia de proteínas en cantidad o calidad causa problemas de apetito y anomalías en el pelo y la piel, particularmente en los porcinos jóvenes.

4. Manejo de medicamentos

El buen manejo de los medicamentos para prevenir enfermedades en la cría de cerdos es indispensable ya que trae medicación inmediata, disminuye el número de aplicaciones por animal, hace que haya menor estrés de los cerdos, trae eficiencia en el uso de mano de obra en cuanto al tiempo, implementa programas preventivos, disminuye lesiones y abscesos por aplicaciones defectuosas, disminuye la diseminación de enfermedades graves y contagiosas.

5. Vacunación

El sistema inmune responde con la producción de anticuerpos que destruyen a los agentes infecciosos, generalmente apoyados por las células especializadas del sistema inmune o por neutralización de las toxinas que son responsables de enfermedades en los cerdos. Este proceso de estimulación de la inmunidad se llama vacunación.

Las vacunas contienen antígenos de virus, bacterias, toxinas bacterianas o parásitos. Se administran en los cerdos generalmente por inyección para estimular la respuesta inmune que protegerá al cerdo contra la infección natural. La mayoría estimula tanto la respuesta inmune humoral como el celular.

Cabe resaltar que la vacunación contra la peste porcina se debe aplicar en animales de entre 45 y 60 días de vida y anualmente en reproductores