El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) estableció los nuevos parámetros que deben tener en cuenta los ganaderos para la prevención y cuidado de la Brucelosis

La brucelosis bovina es una enfermedad infectocontagiosa, reconocida como un aborto infeccioso. Afecta a bovinos de todas las edades, pero se desarrolla con mayor frecuencia en animales adultos, principalmente en ganaderías de cría y leche; además son susceptibles a la enfermedad otras especies como los porcinos, ovinos, caprinos, equinos y búfalos.

Esta patología se transmite de forma natural de los animales vertebrados al hombre, atentando contra la salud de los ganaderos y personas del campo, así como de los consumidores de leche de animales que estén enfermos.

En los animales, se adquiere mediante la alimentación de terneros u otros animales con leche de vacas infectadas; por medio de la ingesta de pastos o de agua contaminada por placentas, líquidos placentarios u otras secreciones o por la inseminación artificial, es decir semen o materiales contaminados.

En el hombre, la enfermedad puede ser transmitida por medio del consumo de leche cruda o derivados de lácteos contaminados, manipulación de fetos, placentas o líquidos fetales y accidentes vacúnales.

Sintomatología

En las hembras, se da un aborto generalmente entre el sexto y noveno mes de gestación. Las vacas afectadas pueden continuar su vida reproductiva aparentemente norma, convirtiéndose en diseminadoras de la enfermedad. Así mismo, puede desarrollar metritis, que puede ocasionar infertilidad permanente y nacimientos prematuros, de terneros muertos o débiles.

En los machos, se puede dar una inflamación o atrofia en los testículos, disminución del libido, infertilidad e inflamación de las vesículas seminales. Por otra parte, en los seres humanos puede causar dolor de cabeza, fiebre intermitente, sudoración, dolor en las articulaciones, inflamación en los testículos, impotencia sexual y esterilidad.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la brucelosis se realiza mediante pruebas de laboratorio que permiten confirmar el diagnóstico mediante la presencia de anticuerpos en suero o leche. Para dicho diagnostico se utilizan:

  1. Pruebas bacteriológicas: para estas pruebas se debe enviar al laboratorio      fetos abortados frescos y/o muestras de placenta en refrigeración
  2. Pruebas en suero sanguíneo: las más utilizadas en Colombia son: Rosa de      Bengala, Fluorescencia Polarizada y Elisa indirecta. Para tal efecto se      debe tomar de 7 a 10 cc de sangre en tubos al vacío, sin preservativo o      aditivo alguno, remitiéndolos en el menor tiempo al laboratorio.
  3. Pruebas en suero de leche: se utilizan para conocer la situación colectiva      del hato. Se puede realizar la prueba de Elisa indirecta para leche,      la cual detecta la presencia de anticuerpos a brucella en      la leche de vacas infectadas. Para tal propósito se toman las muestras de      cantinas o de tanques de leche en tubos estériles y se envían refrigeradas      al laboratorio.

¿Cómo se previene?

El Instituto Colombiano Agropecuario, ICA; estableció las medidas sanitarias para la prevención y el control de la brucelosis bovina. La vacunación es obligatoria y estratégica; se debe realizar en terneras y bucerras entre los 3 y 9 meses de edad.

Se deben realizar exámenes periódicos a los hatos para conocer el estado sanitario de los animales. Es importante separar, identificar y llevar a la planta de beneficio los animales positivos para brucelosis, para evitar el riesgo de infectar a los sanos.

Es importante tener en cuenta que la brucelosis ocasiona pérdidas económicas, debido a la disminución hasta de un 20% la producción de leche y la perdida de crías.

Fuente: ICA
Editado por : Croper