Los coleópteros, es decir una orden de insectos que tiene aproximadamente 375 mil especies más que los mamíferos. Su nombre popular son escarabajos, pero muchos cuentan con nombres propios como gorgojos, carcomas mariquitas o cucarrones.

Presentan una enorme diversidad morfológica y pueden ocupar cualquier habitar, incluidas el agua dulce, aunque en ambientes marinos es mínima. La mayoría son herbívoros, y muchas especies pueden constituir plagas de los cultivos, siendo las larvas las que causan la mayor parte de los daños agrícolas y forestales.

Los coleópteros tienen las piezas bucales de tipo masticador, y sus alas delanteras transformadas en rígidas armaduras, llamadas élitros que protegen la parte posterior del tórax, incluido el segundo par de alas y el abdomen.

Entre este grupo se encuentra los escarabajos estercoleros, un tipo de coleópteros que alimentan sus larvas con boñiga o estiércol, y con sus patas delanteras en forma de paleta dentada las apelotonan otorgándoles una forma de esfera antes de transportarlas a cierta distancia, donde han excavado una galería subterránea para enterrarlas.

Cuando está completamente formada la bola, la hembra introduce uno de sus huevos y vuelve a tapar la bola. Internamente la pera, como se conoce la bola, se calienta unos grados con la fermentación del estiércol, y aunque la superficie de este se endurece y se seca, cada larva dispone de un interior húmedo de su pera para poder comer o desarrollarse.

Importancia de los Escarabajos Estercoleros

Los escarabajos son los principales organismos que contribuyen en la descomposición del estiércol de animales. Estos se convierten en aliados claves de los productores a la hora de generar beneficios para el sistema productivo, pues ayudan a descompactar y airear el suelo, incrementando la filtración de agua y contribuyendo al reciclaje de nutrientes.

Para la ganadería, uno de los principales aportes que hacen esos animales en su actividad es que mejoran la salud de los bovinos en pastoreo. Contribuyen en la regulación hídrica gracias a la construcción de túneles y cámaras de nidificación que aumentan la porosidad e incrementan la capacidad de retención de agua durante la época de lluvias.

Así mismo, la incorporación permanente de estiércol en el suelo por parte de los escarabajos hace que los nutrientes que están en el excremento bovino retornen al suelo y no terminen conduciéndose hacia la atmosfera en forma de gases o las fuentes hídricas.

Otro aporte fundamental de estos animales para la actividad ganadera es que gracias a ellos se presenta la eliminación de los sitios de reproducción de parásitos e insectos perjudiciales para el ganado como la mosca de los cuernos.

Para este punto, si los escarabajos cumplen su función de enterrar de manera oportuna el estiércol bovino antes que la mosca cumpla su ciclo de vida, se logra una reducción de estas poblaciones.

Es por esto que uno de los beneficios más directos que ofrecen los escarabajos del estiércol al sistema productivo se reflejan en la reducción en el uso y la frecuencia de la aplicación de insecticidas y antiparasitarios.