Las moscas son insectos holometábolos, es decir que pasan por 4 fases morfológicas, portadores de patógenos sobre su exoesqueleto y con la capacidad de volar hasta 3,5 kilómetros por segundo. Su control en las unidades de producción animal es fundamental porque trasmiten patógenos que pueden generar enfermedades tanto a animales como a humanos y contaminan los alimentos.

Pueden transmitir 3 grupos de enfermedades. Miasis en la piel y heridas; mastitis en vacuno de leche y enfermedades de transmisión como salmonelosis, colienteritis, toxoplasmosis y parásitos por helmintos.

Estos insectos se alimentan principalmente de materia orgánica en descomposición como puede ser materia fecal, flujo de heridas, llagas, ulceras, saliva o cualquier otro material húmedo que este en proceso de putrefacción.

La transmisión de patógenos ocurre principalmente en el lugar donde se posa para descansar y se produce por 3 mecanismos principalmente, desprendimiento mecánico de partes del exoesqueleto, deposiciones fecales producidas cuando la mosca va a alimentarse y regurgitación de comida no digerida completamente desde su estómago.

Según (Harwood y James, 1993) las moscas son causante de la disminución de un 15-20% en producción lechera en establos ganaderos, de igual manera, disminución de los índices de conversión alimenticia en ganado de engorda, hasta 50 libras en verano.

Además de transmitir enfermedades; la gran incomodidad producida por las moscas, hace que los animales utilicen su energía para tratar de ahuyentarlas, energía que debería ser utilizada en el metabolismo para la producción de leche o carne; otro punto importante, es la disminución del consumo de alimento, trayendo mayores consciencias.

¿Cómo hacer el control?

El ciclo biológico de las moscas consta de varias fases (metamorfosis completa): huevo, larva, pupa y adulta.

Las primeras 3 se desarrollan forzosamente en materia orgánica, por ello, el secado y  la limpieza de corrales es fundamental para reducir la carga de moscas en los establos ganaderos, aun así, esto no es suficiente para combatir las larvas, por lo que se recomienda el uso de Larvicidas.

Un control eficaz de moscas debe ser integral, debido a que la eliminación únicamente de moscas adultas es un acto estéril, ya que el 85 por ciento restante son formas precurosas como huevos, larvas y pupa.

Es por esto que el uso de larvicidas es fundamental para atajar con éxito el control del ciclo biológico, además el uso simultaneo de un adulticida hará que el tratamiento sea completamente eficaz.

Es recomendable realizar también una buena gestión de estiércol, tener claro un plan de higiene y limpieza lo más adecuado posible a la explotación en el control de moscas.

Fuente: ganaderia.com
Editado por: Croper